10 películas de gángsters que (tal vez) no conozcas y deberías ver

Black Mass vuelve a traer a nuestras pantallas esas figuras tan retorcidas como atractivas que son los gángsters. Aquí diez ejemplos poco conocidos.

El estreno de Black Mass, una película de gángsters de corte clásico y poca innovación, vuelve a traer a nuestras pantallas esas figuras tan retorcidas como atractivas que son los gangsters. El cine negro ha hecho de ellos una suerte de adalides de la justicia propia en el oscuro mundo que no vemos. Un mundo que se mueve entre lo sucio y lo pulcro, lo prohibido y lo legítimo, lo bestial y lo humano. Y que está poblado por malhechores con estilo y una pistola cargada.

Las ficciones criminales, aquellas que puedan ser etiquetadas de cine negro, han sufrido constantes cambios y distintas corrientes. Desde primitivas aproximaciones al género bajo la máscara del thriller (un término que la crítica anglosajona sigue utilizando para referirse a ellas ) hasta modernas hibridaciones que huyen de toda clasificación, el género ha servido para contarnos historias que giran alrededor del mundo del crimen, o de la presencia del delito y han estado protagonizados por personajes situados en las fronteras de la ley. A ellos se dedican estas películas, más bien poco conocidas, que ofrecen un relato y una mirada distinta a ese cine que va de personas que, como diría Tony Soprano, “joden sólo a quién merece ser jodido”.

1. La ley del hampa (Underworld, Josef von Sternberg, 1927)

underworld

Un clásico, una de aquellas películas merecedoras del término “fundacionales” que inauguraron nuevos géneros y nuevas maneras de entender el cine. Apenas siete años después de la aprobación de la Ley Seca, Josef Von Sternberg se embarcó en el rodaje de una película que huía de la historia romántica clásica para narrar un triángulo amoroso entre un gángster, un abogado y una cabaretera. Un retrato que perfila rasgos que luego se convertirían en arquetipos del personaje del gángster que más tarde Paul Muni haría inmortales en Scarface (Howard Hawks, 1932). Y una mirada desafiante y descorazonadora de la norteamerica que nada tenía que ver con los felices años veinte. Una parada obligatoria para todo amante del cine de gángsters que se precie.

2. Hampa dorada (Little Caesar, Mervyn Leroy, 1931)

LITTLE CAESAR

Más famosa y exitosa en lo comercial que la anterior, esta es otra de las antológicas películas de gángsters que llevarían al género al auge en Hollywood. Después de la matanza del día de San Valentín, la mafia copaba todas las portadas de todos los periódicos día sí día también. Un fenómeno que los productores de Hollywood no dejaron pasar en este relato inspirado en la figura de Al Capone que narra la trayectoria de un gángster convertido en el amo y señor de la banda más importante de Estados Unidos. Unos geniales Edward G. Robinson y Douglas Fairbanks Jr, ayudarían a Mervyn Leroy a poner de moda un género que aún no había empezado a caminar.

3. El ángel borracho (Yoidore tenshi, Akira Kurosawa, 1948)

drunken_angel

El maestro japonés se asomaría en otras muchas ocasiones al cine negro después de acudir a él en este drama devastador. Un primer contacto con el mundo de los gángsters que, sin embargo, cuenta una historia muy poco habitual. La de un gángster enfermo de tuberculosis que traba amistad con un enfermero en el Japón posterior a la II Guerra Mundial. Precioso dramón protagonizado por Takashi Shimura, Toshirô Mifune, y que ya empezaba a demostrarnos que los gángsters también tenían corazón.

4. El Funeral (The Funeral, Abel Ferrara, 1996)

the funeral

Abel Ferrara, hoy en boca de todos por acercarse a retratos de personajes reales conflictivos como Pier Paolo Pasolini o Dominique Strauss-Kahn, se aventuró en el 96 a contar una historia de vendetta, algo inherente a todo gángster que se precie. Christopher Walken se enfrentaba a Benicio del Toro por la muerte de su hermano menor, en una historia de venganza familiar centrada en el drama y la sombra del pasado. Una auténtica historia de gángsters marcados por el honor familiar y la sed de sangre.

5. Los cien pasos (I cento passi, Marco Tulio Giordana, 2000)

i cento passi

Sicilia, madre patria de los mejores gángsters de la historia del cine, es el escenario de la historia de Peppino, un niño que vive a escasos cien pasos del mafioso local Tano Badalmenti y por el que siente una extraña atracción. Una epopeya de tres décadas que nos muestra no sólo el poder de la mafia siciliana, sino también la historia de una tierra y una sociedad que ha convivido con ellos durante generaciones. Un pueblo de campesinos y gángsters a partes iguales.

6. Brother (Takeshi Kitano, 2000)

brother

Aficionado a encarnar a gángsters de todo tipo, Takeshi Kitano protagoniza y dirige este thriller de acción con toques de melodrama familiar. Un capo sufre en silencio la pérdida de gran parte de su familia resultado de una guerra de bandas yakuza. Entonces decide viajar a Los Ángeles para buscar a su hermano y hacer lo que mejor se le da, conquistar el territorio de la droga a base de balazos y mala uva. Una oscura mirada, tan personal como poética, al ideal de gángster, fuere japonés o belga.

7. Layer Cake (Crimen Organizado) (Matthew Vaughn, 2004)

layer-cake

Hoy es defensor del imperio británico encarnando a James Bond, pero hace más o menos una década, Daniel Craig encarnaba a un gángster vendedor de cocaína en el debut en la dirección de Matthew Vaughn. Él y un joven Tom Hardy forman parte de una banda gángsteres más brutos (aunque elegantes) a los que estábamos acostumbrados. Juntos, tendrán que encontrar a la hija del jefe, vender un cargamento de éxtasis y lidiar con un señor de la guerra serbio, sin despeinarse. Endiabladamente divertido thriller injustamente olvidado.

8. Tekkon kinkreet (Tekon kinkurîto, Michael Arias, 2006)

tekkonkinkreet

Dos niños vagabundos de un Japón distópico, deberán enfrentarse a una banda de gángsters alienígenas muy poderosos cuando éstos se hagan con el control de las calles de su ciudad. Un un prodigio de la animación y la imaginación que cautiva por su desbordante torrente de ideas. Un increíble ejercicio futurista, una bella historia de amistad y un oscuro relato de cine negro, un cóctel tan variado y fascinante como la infinita paleta de colores que la habita.

9. El hombre sin pasado (Ajeossi, Lee Jeong-beom, 2010)

the-man-from-nowhere

De todas las películas coreanas en las que hay gángsters esta es, seguro, una de las más locas, divertidas y sangrientas. Un vigilante de seguridad de un edificio mugriento y maltrecho es amigo de una niña. La madre de ésta trabaja de camello para unos mafiosos muy violentos. Cuando secuestren a la, el vigilante se pondrá muy, pero que muy furioso. Y empezará una de las películas de acción más elegantes, eficientes, violentas, rápidas e hiperbólicas que servidor ha visto en mucho tiempo.

10. Gangs of Wasseypur: parte 1 y 2 (Anurag Kashyap, 2012)

gangs-of-wasseypur

Tal vez la única película india de gángsters que llegues a ver. Y sí, tiene una banda sonora increíblemente pegadiza. Pero lejos de ser un musical, este díptico dirigido por Anurag Kashyap, es una aproximación, exótica si se quiere, a un género en un ambiente en el que jamás lo habías visto. Una historia de venganzas intergeneracionales, reparaciones del honor familiar, ladrones de trenes y gángsters poco elegantes pero muy bien preparados para hacer lo que se les da bien: el mal.

¿Has llegado hasta aquí? Échanos un cable y colabora con un clic. ¡Gracias!

Comentarios

comentarios

More from Francesc Miró

Sicario, narcotráfico psicológico

Un incesante timbal acelera el pulso de nuestro corazón. No hace ni...
Leer más

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *