Agente contrainteligente, el derecho a tropezar

Sacha Baron Cohen ofrece su peor comedia hasta la fecha de la mano de Louis Leterrier

Sale Annabelle Wallis en cueros

4 Comedia
5 Acción
4 "La familia es lo primero"
4 Desarrollo
4 Penélope Cruz
4 Mark Strong
4 Sacha Baron Cohen
4.1

Cuando uno va a ver una película de Sacha Baron Cohen ya presupone, y debe estar preparado para ello, que va a ver una comedia irónica con chistes de pedos, pollas y ojetes. Juzgarla severamente por esperar una comedia algo más elegante sería un error por nuestra parte. La pena es que, esta ocasión, valorarla como parte de la carrera y la evolución de Sacha Baron Cohen como artífice de gamberradas, tampoco le favorece especialmente.

Ali-G (2002) a pesar de chistes sobre perros que lamen penes resultaba una sátira mordaz de la subcultura hip-hopera y sus clichés de raza y género. Borat (2006), también escondía (bueno, en realidad no tanto) una parodia de la sociedad occidental biempensante que alardea de multiculturalidad y cuyo tratamiento cultural hacia el inmigrante (y hacia cualquiera susceptible de ser etiquetado como “diferente”) deja en evidencia la falsedad de las creencias que dice defender. De la misma manera que Brüno (2009), a pesar de sus penes (sí, otra vez) parlantes, hacía las delicias de los amantes de lo políticamente incorrecto a la vez que satirizaba sobre lo estúpido de una sociedad bajo el yugo de las modas pasajeras. Incluso El dictador (2012), lo más flojo de Baron Cohen hasta la fecha, tenía su aquél gracias a un ácido mensaje sobre los galanteos de las sociedades occidentales según con qué regímenes dictatoriales y según con qué intereses monetarios. Pero tuvo que llegar Agente contrainteligente.

Agente contrainteligente 2

Valorar Agente contrainteligente como parte de la carrera y evolución creativa del Sacha Baron Cohen artífice de gamberradas, no la favorece especialmente.

Supongo que sí: tenía que llegar. Y lo ha hecho en una película cuyo director no es su compañero de andanzas, Larry Charles a quién se le tiene que reconocer el haber conseguido construir una especie de dueto creativo realmente efectivo. Esta vez el encargado de dar rienda suelta a los improperios del cómico británico no es ni más ni menos que Louis Leterrier, un director sin demasiada personalidad pero con un solvente hacer formal de lo más digno.

Aún así, en Agente contrainteligente la lectura irónica y paródica se deja a un lado en pos del brochazo gordo y la carcajada de comedia rancia y zafia. Y sí, ya sé: esto ya lo habíamos visto y no es de extrañar. Y sin embargo decepciona constantemente.

Agente contrainteligente 3

Su juego con la zafiedad deja de lado la sátira por ver a Mark Strong bañado en semen de elefante y esconder así su falta de originalidad

Por un lado, su juego con la zafiedad ha dejado de lado las segundas lecturas en pos de ver a Mark Strong bañado en semen de elefante y esconder así una falta de originalidad omnipresente. Ya vimos escrotos en la cara del cómico en Borat, y en aquél momento tal vez nos hiciese gracia. Ya escuchamos chistes de famosos que tienen sida en Team America (2004). También vimos ya set-pieces de acción en POV, en la memorable escena de la iglesia de Kingsman (2014). Incluso su pretendido discurso proletario sobre el valor de la “chusma” que levanta los países desarrollados a base de fútbol, peleas y alcohol, aparte de obvio, suena a ya visto. No hay más que recordar el genial discurso final de Simon Pegg en Bienvenidos al fin del mundo (2013).

Pero tenía que llegar y no está mal que lo haga puesto que Sacha Baron Cohen, aún es un gran provocador y cómico a la altura de cualquier fracaso. Y, por supuestísimo, está a tiempo de una pronta recuperación. Agente contrainteligente solo es un resbalón. Hay que tener fe porque wicky, wicky me he hecho un kiki, me gusta el pollo, me viene el rollo Kentucky Fry Chicken, tócame el cogollo.

Comentarios

comentarios

More from Francesc Miró

[13 Muestra Syfy] High-Rise, un rascacielos que era el mundo

La psicogeografía era uno de aquellos temas que solían fascinar a mentes...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *