Nuevas propuestas para los tres últimos días de #AtlántidaFilmFestival

Frente a las sobrevaloradas Perfect Sense y Otelo, las valientes Ausente, Carne de Perro y Berberian Sound Studio merecen mucha atención

Con 30.000 espectadores (el doble del año pasado), el Atlántida Film Festival, que cierra sus puertas  digitales este lunes a la noche, se consolida como un evento clave para la cinefilia por su agradecida accesibilidad (aunque el desafío técnico del sistema online aún provoque problemas para demasiados usuarios) y  el atractivo  nivel de la mayor parte de sus (numerosas) propuestas. El Premio del Jurado ha ido a manos de una de las mejores películas del año pasado, Después de Lucía, la estremecedora aproximación mejicana al duelo, la incomunicación familiar y el bullying, con menciones especiales para la brasileña Sonidos de Barrio y la interpretación de Nadia de Santiago en Ali. Apresúrense para disfrutar también  de las otras propuestas destacables de las que les hemos dado cuenta en las tres crónicas cinéfagas del festival, incluyendo la que a continuación pueden leer (Call Girl, Les Invisibles, Los Increíbles, The We and The I…), antes de que las luces del ordenador se apaguen y debamos esperar otro año más para celebrar en Filmin (bendito sea) la magia de un arte supremo que resistirá tantos envites, IVAzos, crisis y dificultades como se le presenten. Y lo hará quizá con un solo click (legal). Por algo es el séptimo arte, el más joven… y eterno.

Berberian Sound Studio (Peter Strickland) 

berberian-sound-studio

Alabada por la crítica y ganadora de múltiples premios en todo festival que la proyectó, Berberian Sound Studio se presenta como homenaje cinéfilo al giallo, subgénero de origen italiano entre el terror, el thriller y la desacomplejada locura con especial predicamento en los años 70 y cuyo principal exponente fue Dario Argento.  Pero, tranquilos, no hace falta conocer al dedillo su filmografía o controlar los principios estético-narrativos para de aquella exitosa corriente (no me encuentro en ninguno de los dos grupos), para disfrutar (o sufrir en el mejor sentido) con esta brillante pesadilla meta-cinematográfica que nos brinda algunos momentos verdaderamente estremecedores. Toby Jones interpreta magistralmente a un reservado técnico de sonido británico contratando por un director italiano para una película sobre maldiciones y brujas zombies . El desconcierto de este hombre acostumbrado a los reportajes paisajísticos y la tranquilidad de la campiña británica al acometer un trabajo de estas características en un contexto hostil y culturalmente antagónico sirve  a Peter Strickland para regalarnos uno de los ejercicios formales más precisos, inteligentes y terroríficos del año. Los sonidos de la película, el progresivo miedo del protagonista, la atmósfera oscura y malsana (milimétricamente construida) se cruzan en una película hipnótica, uno de los más insólitos y estimulantes acercamientos al mundo del cine en mucho tiempo.

Perfect Sense (David Mackenzie) 

perfect-sense_i02

Si hay quien sufre por el nivel de pretenciosidad que parecen contener las últimas cintas de Malick, estaría bien que se “asomara” (con 5 minutos basta; tan sádico no soy) a este rocambolesco romance apocalíptico empeñado en malgastar sus buenas ideas (algunas ya tiene) con una presentación pomposa hasta el delirio. Una cosa es no tener medios suficientes para realizar una superproducción y otra muy diferente pretender colarnos como algo conmovedor un collage de imágenes y vídeos exóticos enfatizados por una voz en off segurísima de su aliento lírico y trascendencia. Fines del mundo minimalistas los ha habido buenos (desde la simpática comedia Vigalondiana Extraterrestre a una hermosa cinta peruana presentada en el Zinemaldi  y aquí todavía inédita, El Limpiador), pero Mackenzie parece disfrutar apostando al todo o nada. Lástima que aún no de muestras de la mesura y talento suficientes para ganar la partida. Eva Green y Ewan McGregor  hacen lo que pueden a base de lengüetazos, muecas y emociones intensas para hacer verosímil o interesante la progresiva (y súper-metafórica) pérdida de sentidos que asola al mundo, pero entre la histeria, el sentimentalismo y la comicidad (me imagino que involuntaria), Perfect Sense acaba sabiendo a caramelo feo e indigesto.

Ausente (Marco Berger) 

ausente -  Marco Berger- absent - cine argentino

Ganadora del Premio Teddy (otorgado al cine de temática homosexual) en la Berlinale el 2011, Ausente es un filme singular y meritorio, que no teme su obligada austeridad para buscar (y lograr) gran resonancia emocional. Muy al contrario, optimiza recursos tan cinematográficos como el sonido, el ritmo, la elipsis y los primeros planos para construir un relato rebosante de tensión (sexual, psicológica, afectiva) con admirable sutileza y credibilidad. El alumno seductor y el profesor vacilante ante lo que parece un imprevisto arrebato de deseo protagonizan una historia que toma giros imprevistos y ahonda en el corazón y las pulsiones más secretas de sus personajes.

Otelo (Hammudi Al-Rahmoun Font)

otelo

Por si alguien no tiene suficiente con Compliance para calmar sus ansias de morbo a precios bajos, puede probar con este curioso experimento metaficcional que parece escrito por un guionista de Gran Hermano en pleno arrebato autoral. El juego, perverso y original solo en los primeros 5 minutos, consiste en grabar un rodaje en catalán de la homónima obra de teatro de Shakespeare siguiendo los terribles métodos del director para lograr verosimilitud y pasión en sus actores/actrices (básicamente, hacerles pasar por los mismos dilemas  y brutalidades de la obra). Las coincidencias entre actores y roles,  obra y película, se antojan interesantes en los primeros compases hasta que uno se percata de toda la estrategia, carente de la más mínima sutileza. Al final vence la indignación por querer vendernos como algo brillante lo que no deja de ser una aplicación al mundo de la interpretación de las reglas del sensacionalismo en directo. Si es una crítica a todo ello, no funciona; si nos invita a participar en ese juego malsano, da bastante miedito. Ni un ápice de verdadero arte o un reflejo de auténtico teatro. Eso sí, la sombría atmósfera está lograda y dura poco. Gracias.

Carne de perro (Fernando Guzzoni) 

carne de perro

Sorprendente vencedora del premio Nuevos Directores en la última edición del Festival de San Sebastián (después de una proyección con numerosas deserciones y poco más de un 3 por parte del Jurado Joven), Carne de perro es un filme exigente, seco, de ritmo pausado, muchos primeros planos y escasas explicaciones. Pero es también una aproximación valiente y honesta a la imposible búsqueda de redención, de paz terminal, por parte de un ex-torturador de la dictadura chilena que se enfrenta al vacío y la soledad de una vida fundamentada en el odio. El retrato del personaje es irreprochable, alejado de la empatía pero sin caer tampoco en un juicio rápido o simplón. Y luego está la impresionante interpretación de un Alejandro Goic, que reconoció en el coloquio posterior haber sido de víctima de torturas e interpretar a un personaje con el mismo nombre de aquel quien le sometió a tales vejaciones. Terrible.

Comentarios

comentarios

More from Álvaro G Illaramendi

El efecto Baumgartner: ¿Viaje lunar de Tom Hanks y Zemeckis?

Como era de esperar, la hazaña (muy cinematográficamente presentada, por cierto, con...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *