Cannes 2016: Alain Guiraudie, Ken Loach y la libertad

Los realizadores francés y británico presentan sus últimas películas en la Croisette: "Rester Vertical" y "I, Daniel Blake", respectivamente.

Uno de milagros dentro del mundo del cine (y del mundo en general) es el de disponer de libertad absoluta y poder vivir de ello. Y otra de las grandes suertes es la de tener la capacidad y el talento para poder explotar dicha libertad.

Rester Vertical de Alain Guiraudie | Sección Oficial en competición

Pues bien, en el contexto que nos ocupa, el cineasta francés Alain Guiraudie es la Virgen de los Milagros. Y todavía mejor es nuestra suerte al poder disfrutar de su última obra compitiendo por la mayor distinción del séptimo arte: la Palma de Oro. Hay que reconocerle la valentía demostrada al director artístico del festival, Thierry Frémaux, por incluir Rester Vertical en la máxima sección competitiva del festival. Más allá de que su película anterior, El desconocido del lago, fuese premiada en 2013 con la mejor dirección de la hermana pequeña de la sección oficial, Un certain regard, hay que tener huevos para estar a la altura de Guiraudie, pues este hace lo que le sale de ellos.

En Rester Vertial, la sinopsis es lo de menos y cuanto menos se sepa, mejor. Diremos sencillamente que Guiraudie se pone su particular traje de Vírgen de los Pecados y hace ir y venir al protagonista de la película, un director llamado Léo (Damien Bonnard), por los pastos del Señor, contextualizados mínimamente en la campiña del sur francés mientras descubre que para que la vida sea un sueño, no vale con aguantar y mantenerse en pie, sino que hay que hacerlo en vertical, perpendicular a la horizontalidad cotidiana del suelo firme. Rester Vertical es un potente tango descompasado pero natural dónde bailan como pareja, la lógica onírica y el surrealismo macabro.

Algunos (bastantes) del gran teatro Lumière no la soportaron. Nosotros lo tenemos claro: con mejor o peor suerte, mantente vertical, Alain, y sigue pecando vestido de Vírgen de los Milagros.

I, Daniel Blake de Ken Loach | Sección Oficial en competición

I, Daniel Blake de Ken Loach — Cannes 2016

De libertad absoluta también goza el octogenario director británico Ken Loach. Y él, casi como demostración mayor en el uso de la misma, decidió comprometer toda su carrera cinematográfica a la denuncia de las injusticias sociales y la opresión del sistema capitalista. Además, goza de uno de los más exclusivos privilegios: forma parte de la alta nobleza de Cannes y con I, Daniel Blake ya van 13 veces —Palma de Oro mediante en 2006– en la Croisette.

I, Daniel Blake bien podría llamarse I, Ken Loach pues su protagonista, un carpintero de unos 60 años que debido a sus problemas de corazón se ve forzado a dejar de trabajar y a tener que acudir a los servicios sociales, bien podría ser el alter ego del propio Loach. I, Daniel Blake reivindica el derecho fundamental del individuo frente a la alienación y la injusticia social provocadas por el capitalismo mientras carga abiertamente contra la insensible burocracia y la deshumanización del mundo tecnológico. Cuando veo a  Dave Johns en la piel de Daniel Blake me es imposible no ver al Loach más comprometido. Pero igual de imposible me parece no verle venir. El guión de Paul Laverty es diáfano, no admite dobles lecturas. La marca y estilo de Loach, tampoco.

Dicen que la vida sigue pero las ideas prevalecen, o al menos deben hacerlo. Y Loach sigue estancado en ellas, sin explorar otros caminos formales, analíticos y discursivos; conformándose con su habitual inconformismo socialista y olvidándose del Revisionismo Histórico.

El Festival de Cannes es el Vaticano de ese mundo llamado cine: encumbra a los santos y sentencia a los demonios. Tiene el poder total, todo lo decide. Y en su absoluta libertad debe escoger qué tipo de libertad prefiere: si la liberada -pero no libre de riesgos- de Alain Guiraudie o el conformismo decidido de Ken Loach.

Comentarios

comentarios

More from Carlos Cañas

Sundance 2016: “Weiner” de Josh Kriegman y Elyse Steinberg

"Llegar y besar el santo". Eso es lo que podría decirse de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *