Carta a Donald Trump sobre “Sicario”

A la atención del señor Donald Trump.

Querido Donald,

¿Has ido últimamente al cine?

Es difícil, lo sé. Tiene que ser complicado encontrar  tiempo entre mitin y mitin para acudir a la sala más cercana. Además, según tengo entendido tienes un IMAX en casa, donde siempre tienes a punto una colección privada de películas: El Alamo, Scarface, El Nacimiento de una Nación…Quizás te haya llegado la última remesa de actualidad. Y quizás (y de nuevo, sólo digo quizás) alguno de tus amigos de Texas haya dejado una copia de Sicario, metida con calzador.

Por favor, no mates al mensajero.  Al parecer la película ha creado una pequeña dualidad entre la audiencia, entre quienes la ponen entre las mejores propuestas del año pasado y entre quienes, quizás compartiendo tu opinión, afirman que se trata de una película que “haría disfrutar” a Donald Trump por su “ propuesta para combatir el problema de la droga en México”.  En serio, Donald: Sicario al parecer, es tu película.

Contradiciendo a muchos periódicos, permíteme que lo dude.

Sicario 3

No me malinterpretes. Sicario es una película que no te tiene por qué no gustarte. ¡A mi me encanta!  Su guión es audaz, recordando a grandes thrillers de los setenta  junto con una puesta en escena deslumbrante, abrumadora, total.  Y qué decir de los actores. Emily Blunt está mejor a cada película que nos da. De Josh Broslin siempre supimos que podía ser un cabrón con carisma (ahí está su actuación como el George Bush de Oliver Stone, película algo olvidada, por cierto). Y qué decir de Benicio del Toro; sus ojos de lobo solitario siempre añaden tres capas más de profundidad. Son sus gestos, su mueca temblando mientras duerme, su mirada, capaz de pasar del cariño a la amenaza en un sólo cambio de escena.

Sin embargo,  no te van a recomendar Sicario por todo todo esto, Donald. Si te van a recomendar Sicario es porque, según muchos críticos, es una película que esconde un mensaje pro-militar. Un largometraje que, para algunos críticos, esconde el mismo mensaje sobre la política antidroga que tu campaña política. Ya sabes: todos te hemos visto alentando a las masas sobre la construcción del muro de separación entre Estados Unidos. Tu cara mientras preguntas al público, ¿quién va a construir el muro? Y el público contestando al unísono:; “Meeeeeeeeejicoooooooo.”

¿Es Sicario una película  que puede resumirse en “mejor armarse para ir contra ellos”? No lo sé, Donald. De verdad que no lo sé. ¿Es The Wire  un “así están las cosas, así van a ser siempre”? ¿Es el cine un medio para representar la realidad o para ofrecer nuevas opciones?

Sí, Sicario muestra cómo podría ser la intervención americana en el suelo mexicano. Es sin duda una película bélica, aunque sólo cuente con dos escenas de acción. Que el director de fotografía sea  Roger Deakins (el de Jarhead , ya saben, la película de la Guerra del Golfo de Sam Mendes) tampoco deja dudas sobre la textura de una película que te habla de espacios y fronteras, tierras áridas por los lobos de la droga y sus hombres a sueldo.

https://www.youtube.com/watch?v=DJbVrbL1UyA

Y sin embargo, pese a toda las conclusiones que la gente pueda sacar, creo que Sicario es una de las películas denuncia más importantes del año pasado. Y aunque estoy seguro que no te va a gustar, creo que deberías verla. Qué diablos: todo el mundo debería verla. Sicario es una película que condena todas y cada una de las cosas que he mencionado antes.Sicario te muestra un mundo que, lamento decirlo así, Donald, es exactamente el que no reconocemos como el nuestro. Un mundo paramilitar, una realidad post-Snowden donde el imperialismo sigue tan vigente o más que tras las intervenciones de Afganistán e Iraq. El director de Sicario nos muestra, con una sequedad que duele, las consecuencias de un universo donde el imperio de la droga se muestra como un mercado establecido dirigido por manos a la sombra. La tercera vía que se mencionaba en El americano impasible de Graham Greene (no sé si lo habrás leído, Donald. Buena lectura)

Un mundo que, aunque sea el nuestro, tenemos que evitar.

El conflicto de México y la droga ha sido tratado en multitud de ocasiones. Bien o  mal.  Es una pena que vivamos en un mundo que aún se emociona cuando ve a Sean Penn estrechándole la mano a El Chapo, en una de las más penosas entrevistas publicadas por la revista Rolling Stone. Es una pena que el periodismo de investigación se confunda con una buena pose. Comparado con esto, el autor Don Winslow, autor del imprescindible díptico que es El poder del perro y El cartel es el Gran Reportero, porque en su narrativa hay auténticas trazas de verdad, balas que no son de fogueo sino pura dinamita.

Hay que ir más allá de la pose y el dramatismo para entender la realidad. Y Sicario es un gesto seco, sin concesiones, sin gestos de sensiblería para el público, sin señalarte con el dedo las verdaderas atrocidades que nuestros gobiernos del primer mundo cometen a todas horas a la sombra.  Así que espero que puedas disfrutar de Sicario algún día. Espero que te quedes sentado hasta el último plano,  similar al de Traffic ( Sicario casi podría ser una secuela tardía del personaje de Benicio del Toro, por cierto). Espero que entiendas que en esta carta que quizás nunca leas sólo hay un propósito. Los niños, Donald, maldita sea.

Al final, todo esto lo que debe importarnos es que los niños puedan jugar en paz.

Atentamente,

Jose Manuel Sala

Profesor de Lengua Española. Londres, 27 de Enero de 2016

Comentarios

comentarios

Etiquetas del artículo
, ,
More from José Manuel Sala

Paul T. Anderson: ‘Boogie Nights’, épocas doradas

En 1977 un niño de siete años escribe su primer currículum en...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *