El usuario digital y la necesaria renovación de la industria de contenidos audiovisuales

Con motivo de la conferencia Red Innova resurge un debate en el que el sector audiovisual y el espectador deben tomar parte con tal de acabar con la piratería.

La separación actual entre el usuario digital y la oferta de contenidos audiovisuales de pago es tan grande que apenas un par de servicios bien cimentados han conseguido sobrevivir con eficiencia en este mercado tan complejo. Filmin, con su política de cine independiente en streaming; Youzee, con una oferta similar pero enfocada en mayor instancia al cine comercial; o Voddler, con un sistema que aúna el servicio gratuito de Spotify a través de publicidad y el de pago de iTunes, son algunos de estos supervivientes que han sabido adaptarse al imparable avance de la tecnología. Pero esto es sólo el principio. De hecho en el día de ayer, y con motivo de la celebración de la conferencia Red Innova, asistí a la ponencia de Stephen Dove, Director General del Área Digital de Prisa TV, en la que puso a la industria de contenidos española en tela de juicio mientras justificaba el necesario y admirable esfuerzo que tiene que hacer el sector por acercarse a este usuario digital -del que ahora hablaré-, uno al que es necesario ofrecerle lo que realmente quiere, en el momento que lo necesita y a un precio justo.

Para cualquier seriéfago es fácil entender la dificultad que implica trabajar en una industria que intenta ofrecer un contenido que se mueve por la red desde hace semanas. Series como The Big Bang Theory, House o incluso Juego de Tronos ya circulan por los ordenadores españoles muchos días antes de su consiguiente estreno en nuestro país. Y aquí convergen dos problemas a priori salvables. El primero es el empeño de la industria en hacer uso del doblaje: si se conoce la demanda, la de por ejemplo un estudiante que no tiene ninguna molestia en ver un capítulo de su serie preferida con subtítulos, el ofertante tiene que ser capaz de ofrecerle ese contenido lo antes posible sin recurrir al proceso de doblaje. El segundo comprendería el timing de la oferta del contenido: el usuario actual quiere su serie al instante, dónde y cuándo quiera, sin esperar. Obviamente el servicio de torrents y las webs de subtítulos ya le solventan este problema, con lo que tener que esperar a una emisión concreta e incluso perderse el debate que la comunidad de esa serie lleva creando desde hace unos días es una opción que prácticamente no va a valorar. Teniendo estos problemas en cuenta Stephen Dove propone siete puntos que además de lo que comentaba también tienen en cuenta la participación del usuario -tiene que preferir el servicio de pago por encima de la piratería- o el endurecimiento del acceso a los contenidos a través de internet. Y aquí se entraría en un debate mucho más complejo que me van a permitir obviar.

Entonces, ¿qué puede ofrecer la industria para llegar al usuario digital?

  1. Añadir opciones sin cables ni parabólicas. [Contenido en streaming, aplicaciones que converjan en tantos dispositivos como sea posible: PC, Mac, Android, iOS…]
  2. Reducir la espera. [Actualmente hay series que como mínimo tardan dos días en llegar a nuestro país -el caso de Fringe en Canal +-. Cuatro ya hizo en su momento un gran trabajo con Perdidos, ¿realmente no es viable ofrecer los capítulos al día siguiente e incluso a través de Video On Demand (VOD)?]
  3. Hacer que todo el contenido esté disponible. [Aquí volveríamos al VOD. Un catálogo accesible desde todos los dispositivos posibles.]
  4. Proporcionarle al usuario razones para preferir un servicio de pago. [Que se cumplan los anteriores puntos sumando la alta definición son motivos de sobra como para que el usuario se desligue de los torrents o la piratería.]
  5. Hacer que sea más difícil acceder a contenido con copyright. [-]
  6. Establecer un precio justo. [Probablemente el punto más importante una vez que se cumplimenten los anteriores. En mi caso me resulta imposible haceros una aproximación puesto que son necesarias encuestas de mercado, etc.]
  7. Hay que dar valor al contenido original español. [Sin duda, y para esto nos queda MUCHO camino por delante]

Pongamos dos ejemplos de usuario digital y tengamos en cuenta los puntos debatidos:

–          Usuario pirata: Carlos se despierta por la mañana, enciende su ordenador, entra en una web de torrents y pone a descargar dos capítulos de dos de sus series preferidas. Se va a clase y cuando llega tiene disponibles sus episodios [incluso] en alta definición y con unos subtítulos esperándole en la web comunitaria oportuna. A partir de aquí Carlos puede ver sus capítulos tanto en su ordenador como transfiriéndolos a sus dispositivos portátiles sin impedimento alguno.

–          Usuario de pago: Carlos se despierta, va a clase y cuando llega a casa entra en su servicio de pago que tiene instalado en el PC. Ahí ya tiene disponible su serie preferida con subtítulos, en alta definición y sólo tiene que esperar a que el buffer del streaming cargue un poco mientras se va a comer. Si se queda a medias porque tiene que salir de casa puede llevar consigo su tablet o smartphone, entrar en el servicio de pago que tiene instalado en el dispositivo y poner el capítulo por donde lo había dejado.

Como se puede observar ambas ofertas son prácticamente similares salvo que la primera no implica coste alguno -aunque podríamos contar el precio de la conexión a internet, que en España es carísima- y la segunda sí lo hace. Y es aquí donde entra el usuario, su conciencia y su bolsillo -repito que las leyes contra la piratería no voy a debatirlas-. Hay mucho de participación de la audiencia en este sentido, pero también de los puntos que sepa cumplir el ofertante y sobre todo cuánto va a tardar en llevarlos a cabo.

En la línea de ese debate llegó Canal + Yomvi, un servicio adicional de Canal + que en el día de ayer presentaba su versión para iPad, que estará disponible el próximo mes de Julio. Desde hace unos días Yomvi ya funciona en su segunda versión, que incluye una serie de notables mejoras como la inclusión de Video On Demand, alta definición y una severa ampliación de canales en directo. Teniendo estas mejoras en cuenta y con la pretensión de que Yomvi llegue a muchos más dispositivos en los meses venideros (Jazztel, Samsung Smart TV, iPhone e incluso Android en 2013), este servicio de Canal+ se presenta como una alternativa viable y económica (15€ al mes de tarifa plana y el primer mes gratuito) a tener muy en cuenta, tanto por nosotros, los usuarios, como por el resto del sector audiovisual nacional. ¿Qué os parece?

Comentarios

comentarios

Etiquetas del artículo
More from Emilio Doménech

Hugh Jackman protagonizará ‘Six Years’, basada en la novela de Harlan Coben

Lobezno o 25601 Jean Valjean, todavía no está muy claro con qué...
Leer más

2 comentarios

  • Muy interesantes reflexiones y una buena opción. Yo he asistido esta semana a unas jornadas profesionales de la fundación audiovisual de Andalucía que iban más o menos sobre el mismo tema: el transmedia. Básicamente se habló de la necesidad de, además de lo que expones, hacer al usuario más partícipe de los contenidos aplicando técnicas de los videojuegos -gaming- para motivar a los espectadores. El principal problema que veo para que estas opciones triunfen aquí es precisamente que la piratería ha acostumbrado al usuario a tener todo eso gratis, bueno no gratis que pagamos 40 eurazos por la conexión a internet. Habrá gente que estemos dispuestos a pagar un premium por estos servicios, pero lo cierto que las operadoras deberían replantearse el ofrecer ellas mismas lo que estas plataformas privadas hacen, es decir, pago en vez de 40, 50 y tengo uno de estos servicios. Sorry por el tochas

  • El principal problema de todas estas plataformas que han ido saliendo es que primero, no disponen por el momento de un catalogo muy amplio (y para eso las “majors” deben apostar por este tipo de servicios lo cuál no parece muy viable a corto plazo) y segundo, no disponen de ese catálogo todo lo rápido que los seriefilos acostumbrados a bajarnos las series al día después de su emisión querríamos.

    Pero a mí se me lo pusieran fácil, me sería más cómodo entrar en la página a ver las series sin esperas a tener que molestarme en buscar los torrents o DD de turno y que el correspondiente programa haga su trabajo. El problema es aquí se da mucho la picardía española, y ojala este equivocada pero todo lo que pueda conseguirse gratis el usuario medio no va a pasarse a pagarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *