Girls, la serie de la polémica.

Girls, ha resultado ser la gran revelación de la temporada pero su tono brutalmente honesto ha levantado tantas pasiones como odios.

Hace un par de días leí un artículo en el que se hablaba de lo dañinas que pueden resultar las expectativas para las series, en algunas casos pueden llegar a ser una condena a muerte, sobre todo cuando el hype generado previamente al estreno supera con creces al propio contenido de la ficción. En el caso de Girls, la serie venía apadrinada por Jud Apatow y con el sello de HBO, siendo una de las ficciones más esperadas y comentadas antes de su estreno.

Y por fin se emitió su piloto.

La comedia de Lena Dunham está a la altura del alboroto provocado.

Alessandra Stanley, New York Times.

Una de las series más originales de la historia reciente.

Tim Goodman, The Hollywood Reporter.

No hay nada más transgresor para una mujer (…) que perseguir la comedia física en vez del erotismo en la escenas sexuales.

Jon Weisman, Variety.

Los críticos especializados cayeron rendidos a sus pies pero por Internet circularon todo tipo de acusaciones contra el show.

Se le acusó de Nepotismo con este cambio en el póster original.

Girls es una serie sobre niñas blancas mimadas. Tienen tantos privilegios que piensan que son derechos. (…) El primer negro con el que se cruzan es un vagabundo.

Anti-feminista

En la aclamada serie de Lena Dunham, Girls, sobre chicas de ventitantos que viven en Nueva York, el deseo por la sumisión sexual se convierte en tema recurrente.

Le llovieron palos por todos lados, pero los más gordos se los lleva su creadora a la que los retractores, como muestra la foto, han intentado desacreditar acusándola de conseguir la serie por ser hija de dos artistas de reconocido nombre.Está claro ¿no?, porque la HBO da a dedo sus series a gente sin talento pero con padres reconocidos. Y además es fea y gorda, así que sólo puede haber conseguido su show por enchufe, porque una fea protagonizando una serie…

Sin embargo, cualquiera que haya seguido la serie, incluso aquellos a los que no les convenza la trama, los personajes o su sentido del humor, convendrán conmigo en cuan simplistas son estas acusaciones a la hora de validar una ficción. ¿Por qué Girls levanta tanta polémica? Porque es novedosa a la hora de reflejar -que no documentar- las partes más crudas de la realidad femenina.

El sexo no asusta a nadie a estas alturas pero la mal concepción del feminismo consigue que ver a mujeres voluntariamente en situaciones sexuales humillantes sea un tabú. Y es precisamente aquí donde Girls se encuentra más cómoda, riéndose de esos puntos aun muy delicados para la audiencia en relación con la feminidad, la intimidad y las relaciones.

La serie arrancaba con Hannah Horvath (Lenah Dunham) recibiendo la noticia por parte de sus padres de que no iban a mantenerla más. Varios temas aparecían en estos primeros minutos que nos permitían vislumbrar por dónde iría la serie, y entre ellos, que estábamos ante una serie de chicas de clase medio-alta, con educación universitaria, que cuentan con la red familiar para mantener su nivel de vida, en esos años de transición hacia la edad adulta. Y en esta situación tan concreta de desconcierto profesional, agravada por la recesión económica, y personal, de búsqueda de quiénes somos como adultos y qué nos define como tal, somos muchos los que vivimos experiencias similares a las tratadas en la serie.

Marnie (Allison Williams), Jessa (Jemina Kirke) y Shoshanna (Zosia Mamet) completan el cuarteto de amigas a las que acompañamos en su día a día. Partiendo de roles algo estereotipados, la responsable, la alocada y la virgen consecutivamente, la serie explora a los distintos personajes añadiéndoles aristas en cada capítulo, porque Girls es al final una serie de personajes.

La amistad entre las chicas es otro de los temas importantes de la serie y Dunham consigue retratarla de forma realista y divertida, no olvidemos que Girls es una comedia.

La llegada de Jessa pone de manifiesto los celos en las relaciones de amistad cuando Marnie expresa “su preocupación” porque Hannah siempre corre tras ella y luego ésta desaparece sin preocuparse por su amiga. Las buenas intenciones de Marnie no son más que la cortina de humo que cubren su cabreo porque Hannah se excite tanto con la llegada de Jessa, a fin de cuentas, es ella, Marnie, la que aguanta cada día a Hannah y Jessa no es más que la amiga divertida con la que salir de fiesta. La animadversión de Marnie hacia Jessa evoluciona a lo largo de la temporada hacia un entendimiento mutuo, y en ese avance descubrimos además que Marnie ansía en el fondo ser un poco más como Jessa. De este mismo deseo surge también su ruptura con Charlie, no es que quiera un novio masoquista que la trate como a un perro como se ha dicho por internet, es que Marnieno quiere cumplir el rol designado por el grupo de chica responsable cuya vida está completamente organizada.El egoísmo es, en muchas ocasiones, el motor que mueve a los personajes y, aunque no nos guste admitirlo, también mueve a las personas.

Todos los personajes de la serie son egoístas y Hannah se lleva la palma tanto en su relación con Adam, como con sus amigas, en especial con Marnie. En el arranque de la temporada Hannah parece ser el juguete sexual de Adam, un chico que no la llama nunca, ni le devuelve los mensajes y al que solo le interesa en qué agujero meterla. Las secuencias de sexo entre estos dos personajes son las menos sexys -y más divertidas- que jamás se hayan visto en Tv, pero que queréis que os diga, son más reales que las habitaciones llenas de velitas, las rosas rojas y las sábanas de satén. Conformen avanzan los capítulos vamos descubriendo que sólo conocíamos la perspectiva de Hannah sobre la relación y Adam no es el desalmado que nos habían presentado. Buena parte de ello se debe a que Hannah se autocompade continuamente pero nunca enfrenta a Adam. El problema es Hannah, ella es la víctima de sus padres, de Adam, de Marnie. Este es el conflicto con el que va a lidiar toda la temporada, el victimismo, una característica muy extendida entre la gente de nuestra generación aunque a nadie le gusta reconocerse como un llorón.

Por último están Shoshanna y Jessa. Mientras que el personaje de Shoshanna no evoluciona en absoluto, parte de un arquetipo y de momento no se le ha dado desarrollo, ni tiempo narrativo, para pasar a ser un personaje complejo, Jessa es el personaje menos arquetípico.De entrada ya costaba pillarle el punto. A lo largo de la temporada su personalidad va emergiendo: una chica que no se toma en serio nada, ni a sí misma, porque tiene miedo de descubrir que no le gusta quién es realmente. Su trama analizada de forma horizontal es la más parcelada, aislada de la de las amigas y sin un personaje clave -porque su relación con Jeff no iba a ningún sitio- de referencia con el que medir cómo ha cambiado. Y de hecho, al final, he vuelto al desconcierto inicial: no la entiendo. O bien sigue siendo la misma alocada que no se toma nada en serio, que es la posibilidad por la que más me inclino, o ha decidido comprometerse con su vida realmente y empezar a tomar el camino que le llevará a la madurez.

Resumiendo, la primera temporada consigue retratar a cuatro jóvenes, que luchan consigo mismas por conocerse y empezar a madurar, de una forma realista, siempre teniendo en cuenta que esto es una ficción y no un documental. La desmitificación de la amistad, del sexo, del cuerpo femenino e incluso de la mujer son las claves de Girls, que no presenta un retrato edulcorado de la juventud, sino crudo y por ello, polémico.

Comentarios

comentarios

Escrito por
More from Pilar Durán

Cumbres borrascosas, cuando el miedo lleva al descalabro.

Cumbres borrascosas, novela decimonónica escrita por Emily Brontë, ha sido llevada a...
Leer más

3 comentarios

  • El perseguir la comedia física en medio de una escena erótica sin duda es parte de lo que ha hecho éxitosa esta serie dirigida y protagonizada por arte Lena Dunham que va mucho más allá de los convencionalismos sociales tocando temas de interés juvenil.

  • Es indudable que el público juvenil se identifica muchísimo
    con esta serie porque quisiera vivir lo que estas 4 jóvenes viven o bien
    algunas lo están viviendo. Es una serie
    maravillosa. Actualmente veo Girls tercera temporada
    y me parece que se le ha dado una excelente continuación a la trama, pues sigue
    siendo entretenida y divertida. Se las recomiendo mucho.

  • ¡Hola! No soy muy fan de las series, pero me gusta mucho Girls, pues va de acuerdo a la nueva forma de vida de las jóvenes veinteañeras, además de que tiene un humor ácido que le va muy bien. Pienso que Lena Dunham supo escoger bien a su elenco, por ejemplo Jemima Kirke no es la típica chica bonita, y muestra a un personaje auténtico. Y así cada una de las chicas de esta serie. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *