How to get away with murder (ABC), la hija bastarda de Shonda Rhimes

Viola Davis encabeza este drama legal recomendable para los que busquen nueva serie de simple entretenimiento

Disculpadme si utilizo el título original de la serie, pero esta es una de las claras ocasiones en las que la traducción pierde parte del sentido. How to get away with murder (HTGAWM) podría haberse traducido “Como salir impune de un asesinato” -en lugar de Cómo defender a un asesino– conservando así la ambigüedad moral que permea y caracteriza esta serie, hija bastarda de Shonda Rhimes (creadora de Anatomía de Grey). Bastarda porque en esta ocasión, Rhimes hace de productora ejecutiva –su creador y showrunner es Peter Nowalk, guionista de Anatomía de Grey y Scandal– pero su huella se siente en toda la producción. La Meredith Grey u Olivia Pope de este drama legal es Annalise Keating (Viola Davis, nominada al Óscar por Criadas y Señoras), una abogada implacable que no se detiene ante nada para salir impune ante un tribunal. El resto del grupo multirracial, al que nos tiene acostumbrados Rhimes, está compuesto por los cinco alumnos -elegidos por ella- y sus dos socios laborales.

La serie arranca llevándonos directamente al clímax, en el que los pupilos tratan de decidir cómo deshacerse de un cadáver en el bosque. Con los flashforward, sello de identidad de HTGAWM, ya nos tienen enganchados ¿Quién es el cadáver? ¿Cómo han llegado los personajes a este punto? ¿Por qué van a hacerlo desaparecer? Las respuestas a estos interrogantes las vamos a ir encontrando a lo largo de esta primera tanda de quince episodios. Una vez que hemos picado, la historia vuelve tres meses atrás, a la primera clase de Annalise Keating: introducción a la legislación o, como ella prefiere llamarla, ‘Cómo salir impune de un asesinato’.

CHARLIE WEBER, LIZA WEIL, KARLA SOUZA, MATT MCGORRY, ALFRED ENOCH, JACK FALAHEE, AJA NAOMI KING

Introducción a la legislación o, como yo prefiero llamarlo, cómo salir impune de un asesinato

El piloto va a establecer la estructura episódica que caracteriza a la serie, presentando un caso por capitulo –además de la trama horizontal del misterioso asesinato. En la segunda secuencia quedan definidos los cinco alumnos que serán elegidos para trabajar con Annalise: el ingenuo (Alfred Enhocconocido por su papel de Dean Thomas en la saga Harry Potter), la sábelo-todo (Aja Nahomi King), el niño-de-papá (Matt McGorry), la idealista (Karla Souza) y el mujeriego (Jack Falahee) -u hombreriego en este caso, porque el personaje es gay. Arrancar con estereotipos en un piloto es una decisión acertada, de esta manera, los espectadores sabemos a qué atenernos desde el primer minuto. Sin embargo, el problema de la serie es que los pupilos no consiguen despegarse de sus roles a lo largo de la temporada. Es cierto que poco a poco vamos conociendo más aristas de los jóvenes, sobre todo de Wes Gibbins (Alfred Enhoc), claro protagonista junto a Davis, pero no llegan nunca a ser personajes del todo redondos. Sí quedan asentadas las bases para la construcción de verdaderas personas, por lo que el consuelo con el que podemos quedarnos es que en futuras temporadas veremos crecer a los personajes.

Un estudiante que ha mostrado dedicación, trabajo duro y la audacia de hablar por los peones de este mundo (capítulo 3)

Viola Davis tiene poco tiempo de pantalla en los primeros capítulos, algo que el show nota bastante. De hecho, la cosa mejora conforme aumenta el tiempo de la actriz ante la cámara. Su personaje es tan opaco que, llegado el final, todavía estamos desconcertados, lo que tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes. Por un lado, es casi imposible predecir cuál será su próximo movimiento, ya que en un capítulo premia al que consigue pistas a cambio de sexo y en otro sermonea a su clase sobre dar voz a los peones de este mundo y defender al que no tendrá un juicio justo. Su dualidad, o ambigüedad, consigue que simpaticemos con ella en los momentos en los que se muestra sin su armadura –literalmente sin su traje de chaqueta ni su peluca- a la vez que provoca desconfianza porque al final el personaje siempre se ayuda a sí mismo (¿o no?). Desde luego, la presencia de la actriz es fundamental para el éxito de la serie. A pesar de tener un personaje todavía poco definido y a veces esquizofrénico, Viola Davis es casi el 90% del show.

VIOLA DAVIS

La presencia de Viola Davis es fundamental para el éxito de la serie a pesar de tener un personaje esquizofrénico

El gran punto de giro de la temporada, ese en que se da un salto de “calidad”, se encuentra en el capítulo cinco. Llegados a este punto ya estamos inmersos en las relaciones de los personajes y el caso de asesinato horizontal ha avanzado lo suficiente como para responder las primeras preguntas y abrir otras nuevas para dar continuidad al suspense. Los líos emocionales son otro sello de su productora ejecutiva, y How to get away with murder está plagada de triángulos amorosos, engaños y medias verdades. La relación entre Annalise y Wes es de las más interesantes del show. A primera vista, son dos personajes son completamente opuestos, la egoísta versus el generoso, la mujer de clase alta versus el estudiante pobre, la que está de vuelta de todo frente al que descubre el mundo de la abogacía por primera vez. Pero iremos descubriendo que tienen más puntos en común de los que puede parecer. Esto me lleva a plantearme si el verdadero aprendiz de Keating será Wes, el alumno que va a recorrer el mismo camino hasta llegar a donde se encuentra la maestra. Si el showruner se atreve con este recorrido de personaje hasta el final sería algo encomendable y poco visto en una network como la ABC. Independientemente de lo que depare el futuro, los acercamientos entre ambos tienen tanto un carácter maternal como sexual. En repetidas ocasiones, esas caricias al pecho de Wes confunden. Como todo lo que hace Annalise, queda en manos del espectador decidir si es un gesto afectuoso o una forma de manipulación. Los cara a cara entre ambos dejan siempre una sensación extraña, de contemplar algo corrupto pero noble a la vez. Mucho tiene que ver con la fuerza de las expresiones de los actores. De Annalise Keating hay que desconfiar de todo: lo que dice, lo que no dice, lo que hace o lo que no hace, pero su mirada consigue transmitir cierta verdad.

HTGAWM 3

Los acercamientos entre Wes y Annalise tienen tanto un carácter maternal como sexual

En general, esta primera temporada es bastante consistente, de forma que cada capítulo consigue dar un paso más que el anterior, haciendo más tensa la situación argumental y emocional. Llegados al capítulo quince nos quedamos con ganas de saber más, de conocer los porqué y los cómo, pero sobre todo descubrir los quién, porque los estereotipos, a pesar de haber sido limados en los extremos, siguen dominando el conjunto. La serie no tiene la profundidad de The Good Wife y tampoco persigue tenerla. Aquí lo que prima es el suspense, el quién va a engañar a quién, el ver la siguiente puñalada por la espalda, el morderse las uñas hasta el siguiente capítulo. Eso es algo que sí consigue How to get away with murder a la perfección, así que en ese sentido es un excelente producto de entretenimiento con sello Shonda Rhimes.

La segunda temporada está anunciada para este otoño.

Comentarios

comentarios

Escrito por
More from Pilar Durán

Shawn Levy al frente de la comedia “This is where I leave you”

Shawn Levy dio el salto al mundo de la fama con Noche...
Leer más

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *