La sombra de los otros, las caras de Jonathan Rhys-Meyers

Llega a nuestras pantallas el discreto thriller La sombra de los otros, que parte de una interesante premisa

La sombra de los otros (Shelter) aterriza en nuestros cines dos años después de su realización, no llegándose a estrenar en Estados Unidos, donde ha salido directamente para alquiler. Måns Mårlind y Björn Stein (Underworld: El despertar y Storm) dirigen esta cinta de suspense y terror, que sin ser una joya infravalorada, no resulta el despropósito que algunos han tratado de hacernos creer.

El guionista de la sorprendente Identidad (James Mangold, 2003), Michael Cooney, es el responsable del guión de Shelter, que guarda muchas similitudes con la película protagonizada por John Cusack, en especial su visión sobre la psicología humana y la mente criminal.

Aquí, la popular Julianne Moore interpreta a Cara, una psicóloga forense que está especializada en esclarecer casos de víctimas de personalidad múltiple, ya que cree que los culpables son plenamente conscientes de todos sus actos y no deben ser juzgados como si sus otras personalidades tomaran el control. Su padre, el Dr Harding (Jeffrey DeMunn), la llama para que conozca a un nuevo paciente, David (Jonathan Rhys-Meyers), un joven en silla de ruedas que tras los diagnósticos iniciales parece un hombre sano y educado. Al poco tiempo, Cara descubre que David no es en realidad él mismo, sino que guarda otras personalidades escondidas en su mente, todas pertenecientes a víctimas de asesinato.

Hasta aquí, la película promete bastante: un thriller psicológico con un Jonathan Rhys-Meyers excelente, donde brilla muchísimo más que su compañera de reparto y demuestra con creces su enorme capacidad para los personajes lúgubres, haciendo gala de una gran versatilidad a la hora de interpretar a diferentes personalidades de manera convincente. Sin embargo, lo que empieza como un film de suspense sobre un psicópata con trastorno de identidad disociativo, se convierte en una historia mucho más compleja que trata temas ligados a lo paranormal, como la brujería, las posesiones y la cultura de finales del siglo XIX. Es por eso que algunos espectadores pueden sentirse engañados al visionar la película, esperando una explicación racional al comportamiento de David y encontrándose con un mix de géneros que descolocará a más de uno.

La película recuerda, en ocasiones, a otras historias sobre ritos satánicos como La llave del mal (Iain Softley, 2005) o incluso El corazón del ángel (Alan Parker, 1987), quedándose muy por detrás de ambas y dando la impresión de que podía haber resultado un producto mucho mejor. Resulta entonces un tanto decepcionante debido a que el guión termina dando demasiadas vueltas y la atmósfera inquietante de la primera parte de la película va perdiendo fuerza a medida que esta avanza.

El aire a telefilm es lo que más perjudica a Shelter, donde ni siquiera una correcta Julianne Moore y un espléndido Rhys-Meyers logran que la sensación de que estamos viendo una película para televisión desaparezca de nuestras mentes. A pesar de que la propuesta no termine de convencer, para aquellos que estén buscando un entretenimiento eficaz y una interesante trama que combina la mente criminal con lo paranormal, La sombra de los otros será más que suficiente.

Comentarios

comentarios

Escrito por
More from Ana Gracia

Ryan Gosling dice que ‘Only God Forgives’ es una “pesadilla”

Esta semana se estrena en algunos cines de Estados Unidos The Place...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *