[Las 9 nominadas] El lobo de Wall Street

Lo nuevo de Martin Scorsese es un despiporre de drogas y sexo no apto para cardiacos con un Leonardo Di Caprio pletórico

THE WOLF OF WALL STREET

Tras la tímida incursión en el cine infantil con ínfulas que fue La invención de Hugo, Martin Scorsese ha vuelto por sus fueros más noventeros con la ampliamente aclamada El lobo de Wall Street. La cinta, magistralmente protagonizada por un histriónico Leonardo DiCaprio, ha cosechado casi unánimes elogios y los scorsesianos más recalcitrantes hemos celebrado que director italoamericano siga en plena forma a sus 71 años. 

 

Sinopsis:

[alert-yellow]Basada en las memorias del broker Jordan Belfort, El lobo de Wall Street nos cuenta el vertiginoso auge y la caída en picado de un joven y ambicioso broker en el Nueva York de los años noventa. Su afán por hacer dinero lleva a Belfort y a sus colegas a amasar una descomunal fortuna estafando millones de dólares a inversores a través de su compañía Stratton Oakmont.[/alert-yellow]

THE WOLF OF WALL STREET

 

El reparto:

Un destacadísimo y totalmente desmelenado Leonardo DiCaprio da vida al Jordan Belfort que habita en la mente de Scorsese y se pone al frente de un reparto que se mueve en la delgada línea entre lo magistral y lo histriónico. Con una interpretación que roza incluso el slapstick pero sin caer en la parodia fácil, DiCaprio se presenta como uno de los mejores actores de su generación. Resulta complicado pensar qué no es capaz de hacer.

En el papel de Donnie Azoff, el socio y mejor amigo de Belfort, Jonah Hill compone un personaje tan esperpéntico como necesario. El joven humorista judío interpreta con hilarante decadencia lo que durante los años 90 se vino a denominar como el poder WASP, tan dado al desprecio por el prójimo como a los colores pastel en sus atuendos.

Con una breve pero impresionante aparición en los primeros minutos de la película, Matthew McConaughey nos ofrece una de las mejores interpretaciones que se hayan podido ver este año. El otrora niño bonito de Hollywood se mete en el bolsillo al espectador y marca el tono de lo que va a venir en las próximas dos horas y media. McConaughey sólo necesita unos minutos para que te pongas de su parte.

El resto del reparto no desmerece en absoluto. Margot Robbie está perfecta en su papel de amante y esposa de Belfort, Jan Dujardin como banquero suizo encuentra el punto perfecto entre lo cómico y lo sórdido, y todos y cada uno de los actores que configuran la manada de este lobo de Wall Street juegan al mismo juego de histrionismo y patetismo que tan bien funciona en conjunto.

El lobo de Wall Street 4

 

Notas de producción:

Basada en el libro homónimo del auténtico Jordan Belfort, El lobo de Wall Street ha contado con un exorbitante presupuesto de cien millones de dólares. La historia atrajo a Martin Scorsese e hizo que el director italoamericano se preguntase sobre lo que significa gozar de poder absoluto, no tener restricciones morales o sociales que actúen como freno y si eso es algo que todos compartimos. “En este sentido quise rodar la película de la manera más honesta posible, para que no fuera una mera cuestión de opinión sobre el mal comportamiento de Belfort, sin que quise poner al público en el estado mental que te lleva a tener ese comportamiento”.

Uno de los aspectos más destacados del rodaje de El lobo de Wall Street fue el total involucramiento del verdadero Jordan Belfort como asesor. Belfort trabajó con Leonardo Dicaprio especialmente en lo concerniente al comportamiento y la reacción de su personaje tras cada ingesta de las píldoras Quaaludes. El antiguo broker instruyó a Dicaprio acerca de los efectos que tenían las drogas en su comportamiento y como afectaban a su relación con los miembros de su equipo.

Leonardo DiCaprio estaba obsesionado con interpretar el personaje de Jordan Belfort desde que leyó el libro original en 2007. Desde entonces, el actor se había empeñado en llevar la depravada vida de Belfort a la pantalla. El propio Dicaprio declaró que lo que más le atraía del libro era el “honesto retrato de todo lo que Belfort había experimentado” durante su meteórica carrera en Wall Street.

Además, el propio Belfort hace un breve cameo en la escena final de la película, cuando hace el papel del personaje que presenta a su doble fílmico una vez ya se ha convertido en orador motivacional.

Otro de los aspectos destacados de la película han sido las explícitas escenas de sexo, para los estándares hollywoodienses. Di Caprio declaró que él y Scorsese fueron capaces de llevarlas a cabo “principalmente porque la producción se financiaba de forma independiente, y no por un gran estudio”. No obstante, Scorsese tuvo que editar algunas escenas para evitar una calificación NC-17.

Esos productores independientes a los que se refiere Leonardo Dicaprio son Riza Aziz y Joey McFarland. Según ellos, decidieron financiar esta película en respuesta que ningún estudio estaba dispuesto a financiar un film con un contenido sexual tan explícito que exigía contar con un presupuesto considerablemente alto. Curiosamente, Aziz y McFarland habían sido banqueros de inversión y la mayor parte de la financiación proviene de sus contactos de Oriente Medio.

El Lobo de Wall Street Cinefagos 3

 

 

Entrevistas:

Scorsese, en Le Nouvel Observateur: “Yo era como Leonardo di Caprio en El lobo de Wall Street: quería ir hasta el límite. Estuve a punto de morir. El día en que pude mirarme a mí mismo, vi a un hombre que era un fraude. Confieso que hay ciertos elementos en el personaje de Leonardo DiCaprio que son autobiográficos. Viví  una temporada chalado”.

Reconocimientos:

  • Oscar: 5 nominaciones, incluyendo mejor película y director
  • Globos de Oro: Mejor actor de comedia (Dicaprio). Nominada a mejor película
  • Premios BAFTA: 4 nominaciones, incluyendo Mejor director
  • Critics Choice: Mejor actor de comedia (Dicaprio). 6 nominaciones
  • National Board of Review (NBR): Top 10 y mejor guión adaptado
  • American Film Institute: Top 10 – Mejores películas del año
  • Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a Mejor guión adaptado

 

Recepción crítica:

El lobo de Wall Street Oscar 2014 metacritic

Con una recaudación de más de 330 millones de dólares en todo el mundo, El lobo de Wall Street no sólo ha convencido al público. La crítica norteamericana ha celebrado la película como una de las mejores obras de Scorsese de los últimos años -más si cabe tras la tibia acogida de su anterior film, La invención de Hugo-. A.O. Scott apunta para el New York Times que lo que hace que “El lobo de Wall Street sea documento vital y también preocupante de la moral actual no es tanto las deshonestas prácticas de negocios de Belfort como su enfoque de la vida. (…) A medida que su compañía crece, Belfort se convierte en un evangelista del dinero fácil y el placer desenfrenado. Los brokers jóvenes y ambiciosos acuden a su llamada atraídos por la promesa de enormes bonificaciones y libertinaje sin fin”.

Pero no todo han sido alabanzas para esta obra. Si bien la mayoría de la crítica está de acuerdo en las bondades puramente cinematográficas de El lobo, no han sido pocas las voces que han acusado a la película de transmitir un mensaje moralmente reprobable. “Una verdadera orgía de inmoralidad, cada escena cuenta lo mismo pero cada vez de forma más exagerada” escribe David Edelstein para New York Magazine.

 

Recepción Cinéfagos:

Se convierte entonces el filme de Scorsese en una tentadora atracción a la que pocos serán capaces de apartarle la mirada. Jordan Belfort es un gran showman, un personaje trepidante atraído por los excesos que le posibilita el despilfarro. Su nueva vida es un ‘siempre está a punto de’ que ‘nunca acaba por’ fracasar, y el espectador goza de todos los subterfugios a los que acude Belfort para librarse de la justicia”– Extraído de la crítica de Emilio Doménech

Para recrear la autobiografía de Jordan Belfort, Martin Scorsese orquesta una orgía audiovisual de drogas, sexo, lujo en la jet set y voracidad económica en la que el humor actúa como hilo conductor, todo un acierto. Es una gran comedia que mezcla una narración moderna, competente y con el estilo visual del siglo XXI con una ambientación noventera impecable y el sello venerado e inconfundible del Scorsese de los 80 y 90. Hablamos de un espectáculo de película de 3 horas. Se disfruta visualmente sin pausa mientras el objetivo de la cámara enfoca la avaricia de un personaje cuya vanidad y estima desbordan la sala hasta incluso extenuar al espectador. DiCaprio disfruta y parece disparado en la carrera por el excelso premio a Mejor Actor Protagonista. Jonah Hill se sale, McConaughey genial. En definitiva, El Lobo de Wall Street es ya un nuevo clásico del cine le pese a quien le pese y brinda a Leonardo DiCaprio su mejor baza en años para alzarse con un Oscar al fin.”- Pablo Somavilla

El lobo de Wall Street es la plasmación cinematográficamente excesiva de la autobiografía  -sospechamos que inmodestamente engrandecida- del broker y estafador de los años noventa Jordan Belfort. Uno de los más importantes valores de El lobo es la capacidad de Martin Scorsese para construir cronológicamente -he aquí la cuestión- una historia de tres horas de duración en la que nunca decae el interés del espectador. Por el contrario: aumenta y se dispara. ¿Qué será lo siguiente? ¿Con qué nos sorprenderá el impío Belfort? ¿Cómo podemos sentir fascinación por unos personajes tan miserablemente inmorales? Son algunas de las preguntas que Scorsese logra sembrar durante el visionado de esta excelente película que cuenta con algunas de las interpretaciones más grotescamente precisas que se recuerdan. Un desenfrenado Leonardo Dicaprio y un hilarante Jonah Hill lideran un reparto que corría el peligro de caer en la autoparodia y, sin embargo, triunfa en todas y cada una de las escenas. Con El lobo de Wall Street Scorsese vuelve a la senda de los grandes -ya legendarios- directores. Quizá el único de su generación que sigue mostrando un excelente estado de forma, una curiosidad como director fundamental para seguir llegando a las nuevas generaciones de público y unas verdaderas ganas de seguir planteando cuestiones incómodas.” – Jorge Muñoz

El lobo de Wall Street parece empeñada en sublimar (sin lograrlo) una chabacanería orgullosamente redundante, que apuesta por la más absoluta obviedad (y “horterismo” cromático) en su conversión a imágenes, para acabar tomando la forma de una mayúscula astracanada que se limita a dar vueltas sobre una misma idea-fuerza y a seguir un previsible, mínimo, esquema narrativo.”- Extraído de la crítica de Álvaro Gómez

Perfecta motivación para un viernes noche si es que eres amigo del pica-pica y de las ETS. También una excesivamente larga parábola sobre cómo triunfar en la vida hundiendo a los demás si tienes mucho morro y pocos escrúpulos.” – Jaime Domínguez

Comentarios

comentarios

More from Jorge Muñoz Sánchez

[Las 9 nominadas] El lobo de Wall Street

Tras la tímida incursión en el cine infantil con ínfulas que fue...
Leer más

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *