[Las 9 nominadas] La vida de Pi

Ang Lee y el libro inadaptable llegan a los Oscar para rascar en los premios técnicos y, quizá, un premio a Mejor Dirección. Lejos de ahí pocos favoritismos restan

Life_of_Pi_movie_wallpapers-1680x1050.bmp-001

Son muchos los debates sobre la idoneidad de su moraleja, pero en lo que todos, tanto críticos como público, coinciden es en que ‘La vida de Pi’ es un portento visual. Y así lo han visto gran parte de los académicos al nominarla a 12 estatuillas, entre las que destaca mejor película, mejor dirección y mejor fotografía. Esta última de las categorías, sin embargo, recaerá, o merece que recaiga en Roger Deakins por Skyfall, lo que acota el margen a Life of Pi y le abre el camino a Ang Lee para obtener la estatuilla por mejor dirección. Aun con todo, nada está servido. Los gremios de críticos, desde Nueva York a Boston pasando por Washington y San Francisco coinciden en premiar su cinematografía, a pesar de que en Cinéfagos apostamos más por Deakins y la genial fotografía de Skyfall.
 

Sinopsis:

[alert-yellow]Pi Patel es un joven indio que se siente atraído por infinidad de religiones, lo que frustra a su familia. Tras un naufragio en medio del océano Pacífico se encuentra en un bote salvavidas con un único superviviente, un tigre de bengala con quien labrará una emocionante, increíble e inesperada relación. Vivirá, entonces, de primera mano todo aquello que aprendió sobre las religiones. [/alert-yellow]

Suraj-Sharma-en-Life-of-Pi
 

El reparto:

Un film en el que predomina la relación de un adolescente y un tigre en alta mar no es precisamente una obra en la que puedan destacar actores secundarios. Y, a pesar de que el primerizo Suraj Sharma (Pi Patel) realiza una firme interpretación al dar vida a un personaje que sobrevive en condiciones extremas, su interpretación supera la corrección pero no alcanza la excelencia de otros grandes actores nominados. Pero sí es justo alabar no únicamente su perfil ‘amateur’, sino el hecho de que él ni siquiera tenía intención de participar en la película. Acompañó a su hermano al casting y, en contra de toda predicción (suya y del equipo), salió elegido de entre 3.000 jóvenes indios. Otro ejemplo, junto al de Dwight Henry en Bestias del Sur Salvajeque pasó de panadero de su pueblo a gran actor en ese filme y en la próxima película de Steve Mcqueen, 12 years a slave, de que actor no es sólo el que tiene el carnet de profesional.

Life-of-Pi
 

Notas de producción:

El tigre de La vida de Pi parece muy real, sí, pero en la mayoría de ocasiones está creado por efectos digitales por ordenador (CGI). Sólo algunas particulares escenas, como la del tigre nadando en el agua, están rodadas con un tigre de verdad. Parece mentira que en la única en la que un animal puede sufrir de verdad sea la única en la que lo utilizan. También en aquellas en las que Pi entrena a Richard Parker con un palo, o algunos de los planos iniciales con Parker sentado, son tomas con un animal de verdad. En total el 86% de las veces vemos a un Richard Parker digital.

A lo largo de la película hay tomas que muestran una vista del perfil supino de Vishnu (el Dios hindú). Aparece en las colinas lejanas cuando Pi está de vacaciones y visita una iglesia para beber del agua bendita. También en las nubes de una de las noches que pasan Parker y Pi en el mar, en el foso de las Marianas del mapa o desde una toma lejana de la isla carnívora.

El nombre de Richard Parker es un tema más controvertido de lo que imaginan muchos. Y no, no está basado en Spider-Man pese a que Irrfan Khan apareciera en la primera que dirigiera Sam Raimi. En la novela de Edgar Allan Poe, ‘The Narrative of Arthur Gordon Pym of Nantucket’, publicada en 1838, Parks era un marinero que sobrevivió el naufragio de un barco junto a otros tres, pero fue canibalizado por ellos con tal de sobrevivir. Curiosamente, en 1884, un barco llamado Mignorette se hundió en el océano y cuatro personas lo sobrevivieron, incluido un chico de cabina llamado Richard Parker. Pues mira la gracia que tras unos días también se lo comieron los otros tres con tal de sobrevivir. Yann Martel, el escritor del libro ‘La vida de Pi’, nombró al tigre de Bengala ‘Richard Parker’ por estos motivos.

 

Entrevistas:

“Actualmente me considero agnóstico. Creo que Dios es un misterio, no creo aún en él en un sentido religioso”, afirma Ang Lee, eliminando todo rastro de enaltecimiento de las religiones en su película, a pesar del fuerte contenido religioso en ella. “Aprecio la imaginación del ser humano, la existencia de Dios, tanto si existe como si es algo introspectivo, que existe en nuestro interior. Pero no quiero demostrar con este film qué es Dios, ni si existe o no”. El director taiwanés afirma que se vio fuertemente influenciado por las religiones en su juventud, y quería con La vida de pi no encontrar un significado absoluto sobre ellas sino realizar una reflexión sobre la magia que las crea, la imaginación del ser humano para inventar un creador todopoderoso que varía según diversas culturas.

 

Reconocimientos:

  • Oscar: 11 nominaciones, incluyendo Mejor película y director
  • Globos de Oro: Mejor banda sonora. 3 nomin., incluyendo Mejor película drama
  • 2 Premios BAFTA: mejor fotografía y efectos visuales. 9 nominaciones
  • Critics Choice Awards: Mejor fotografía y efectos visuales. 9 nominaciones
  • Satellite Awards: Mejor guión adaptado y fotografía. 5 nominaciones
  • American Film Institute: Top 10 – Mejores películas del año
  • Premios Annie: Mejor animación de personajes en una película no animada. 2 nomin.
  • Directors Guild of America (DGA): Nominada a Mejor director

 Recepción crítica:

Life of PiExcepcional comienzo el que tuvieron Ang Lee y La vida de Pi en sus primeros pasos por los medios estadounidenses y que la colocaban ya en noviembre como una de las grandes favoritas a arrasar en los Oscar. Pero el estar tan alejada en el tiempo, y la llegada de otros grandes largometrajes, le ha restado peso y el apoyo crítico si acaso ha quedado únicamente relegado a los halagos hacia la dirección de Lee. “El cuidado meticuloso es evidente en cada aspecto del filme. Los tres actores interpretando a Pi están formidables.” apunta Todd McCarthy para The Hollywood Reporter. En cuanto a las críticas en torno al tramo final de Pi y su revelación Roger Ebert aporta lo siguiente: “¿Es real? ¿Es toda la historia real? Me niego a hacer esa pregunta. La vida de Pi es toda real, segundo tras segundo y minuto tras minuto, y lo que finalmente implica se deja a cada espectador para decidir por sí mismo. Yo he decidido que es una de las mejores películas del año.”.

Extremadamente duros se muestran algunos con esta problemática del mensaje final, el mismo que acaba por romper toda la magia antes creada. Nick Schager dice para Village Voice: “La vida de Pi maneja una ocasional maravilla espiritual a través de su estética visual 3D, pero de todas formas acaba hundiéndose como una piedra.”. Casi igual de reticente es A.O. Scott para The New York Times: “La película te invita a creer en toda clase de cosas maravillosas, pero también a dudar si lo que has visto con tus propios ojos -o acaso imaginarte si-, al final, no has visto nada de nada.”.

 

Recepción Cinéfagos:

El respetado Ang Lee, pretende deslumbrar con una historia reveladora que reconforte nuestros corazones a través de la magia del cine y de la belleza de las imágenes. Estaría muy bien si no supeditase todo su esfuerzo a la recepción personal del final que él considera como “revelador”. El final de La vida de Pi, trata de justificar los medios, pero como apuestes todo al final de esta película probablemente salgas decepcionado. La Vida de Pi es un viaje que es mejor disfrutar por el camino (en la medida de lo posible dentro de un bote) y en el que se debe disculpar un final fallido que arruina en gran parte la película. Gozó sin embargo de gran reputación entre el público, y cosechó una buena recaudación. Las buenas intenciones de Ang Lee, para mí en este caso se quedan (y deberían quedar) a la deriva.” – Pablo Somavilla

Ang Lee suena ahora como favorito para hacerse con el Oscar a Mejor Director (categoría más abierta e interesante que nunca, dada la previsible discrepancia con la elección de Mejor Película) gracias a esta esforzada y vistosa adaptación del, dicen, inadaptable best-seller homónimo, algo así como un libro de autoayuda espiritualoide con el acierto de plantear una situación y una imagen dotadas de fuerza expresiva y poder de sugerencia (tigre y náufrago a la deriva obligados a entenderse de algún modo). La titánica empresa de convertir eso en celuloide perdurable desemboca en un filme tripolar: tras un goloso arranque de novela-río oriental/religiosa iluminada por el detallismo visual y el toque kitsch, pasamos a la más fatigosa historia de supervivencia marítima, pespunteada por engrandecidos salvapantallas Windows que adquieren en el epílogo una dimensión metafórica más bien estomagante. Nadie le va a afear a Lee su admirable esfuerzo y dedicación, pero esta singular superproducción está lejos de integrar lo mejor de su filmografía. “- Álvaro Gómez

La vida de Pi es un camino repleto de suntuosos capítulos, a cada cual más climático que el anterior, pero se descalabra en un final que corrompe su larga y trabajada trayectoria; finiquita la contienda con el anticlímax, con la sensación de que lo acontecido hasta la revelación del epílogo era solo una sombra de una gran historia sin los pilares que sustentasen un sentido lógico o acaso emocional. Nos queda, en definitiva, un anecdótico pero no menos deslumbrante paréntesis en el recorrido filmográfico de la temporada, un fastuoso ejercicio de ficción de merecido visionado en sala gigante que sólo resbala en una muy masticada conclusión.” – Emilio Doménech (Leer aquí la crítica completa)

Posiblemente estamos ante la tapada de estos Oscar. Ang Lee ha creado una de las películas más bellas del año a nivel visual, una auténtica maravilla. Pero los méritos visuales de una película no la convierten en una gran película, detrás tiene que tener algo que la sostenga a nivel conceptual o de historia. La Vida de Pi es una buena historia, pero es en sus altísimas pretensiones donde falla, esas en las que entran en juego la existencia del Dios, la convivencia entre distintas religiones y demás cuestiones espirituales que no consiguen abrirse camino como deberían. Películas más sencillas nos han hablado de estos temas mejor que el nuevo vástago de Lee, que aún así es una película dignísima, con una fotografía de altos vuelos y una historia emocionante. ” – Paco Silva

Descolocadora película en varias de sus partes que en cambio, observada como conjunto, deja una de las mejores sensaciones del año. Las imágenes que Ang Lee nos muestra durante dos horas son difíciles de borrar de nuestra mente. Estructura a priori sencilla que, en un giro magistral, se convierte en todo un juego interpretativo para el espectador. Esa dualidad entre partes y la manera en la que están filmadas cada una convierten a La Vida de Pi en esa alternativa excéntrica a Argo y Lincoln por alzarse con el premio mayor. Lástima de ese factor de fábula que no le ayuda a ser tomada tan en serio, pero es mucho más de lo que su perfección visual y su ‘infantil’ historia muestra.” – David Genovés

Sabe apelar a las emociones porque sabe dónde hacerlo, en qué momentos incidir en qué situaciones,  y todo ello sin una intencionalidad mayor que la de elaborar una historia bonita, sin mayores aditivos ni ingenierías emocionales. Pero en el tramo final, quiere ir más allá y construir una idea grandiosa, que explique las religiones, el mundo y su belleza. Quedándose en una historia bonita, sin más, podría haber sido más interesante que intentando manipular esa belleza. No manipula para emocionar, sino para moralizar.” – Ricardo Dudda (Leeraquí la crítica completa)

Comentarios

comentarios

More from Emilio Doménech

[Festival de Cannes 2013] Décima jornada, el teatro de Polanski y los vampiros de Jarmusch

El paseo de la Croisette respira más tranquilo. Con el último día...
Leer más

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *