Las intérpretes de los Oscar: Actriz protagonista

Ofrecemos un repaso por la vida y la carrera de las actrices protagonistas nominadas en esta edición de los premios.

Isabelle Huppert por Elle

Isabelle Huppert es la Meryl Streep europea. Una dama de la actuación a la vieja escuela. Una actriz cuyo nombre es sinónimo de cine de autor, de películas europeas, de calidad. Una nominación al BAFTA, un Oso de Plata en el Festival de Berlín, un Globo de Oro, dos Premios a la mejor actriz en el Festival de Cannes, un Premio Cesar en sus 16 nominaciones, un Premio Donostia y dos Copas Volpi del Festival de Venecia son algunos de los premios que pueden ofrecernos una idea de la magnitud de su carrera.

Si una estrella es esa persona que cuando entra en una habitación todos se callan y la miran, Isabelle Huppert es una estrella atípica. Cuando Isabelle Huppert entra en una habitación, todos se callan, la inquietud crece, la temperatura baja en un par de grados y los bebés lloran. Cuando Michael Haneke quiere resultar pertubador, llama a Isabelle Huppert. Los hijos de Isabelle Huppert nunca se comieron los purés de verduras, porque no podían amenazarles con que si no los tomaban iba a venir alguien peor. Porque Isabelle Huppert se ha especializado tanto en personajes inquietantes que ella misma se ha acabado convirtiendo en uno de ellos. Hemos visto a Isabelle Huppert excitarse mutilándose los genitales con cuchillas, la hemos visto forzar sexualmente a su violador. Y se ha especializado en hacer ese tipo de cosas tan bien que, ahora, cuando la vemos reír, nuestro primer instinto no es acompañarla en la carcajada, sino retroceder un par de pasos, porque algo estará tramando.

Ya en 1979 fue memorable el choque de egos entre Huppert e Isabelle Adjani en el set de rodaje de Las hermanas Brönte, de André Téchiné. Adjani logró que su nombre apareciera antes en el tráiler y en el póster de la película, pero a cambio perdió gran parte de su estabilidad mental y se creó una gran enemiga. Hoy, casi nadie recuerda a Adjani (entre otras cosas porque la última vez que la vimos estaba tan operada que parecía hasta incapaz de parpadear) y Huppert es la gran dama del cine europeo.

Isabelle Adjani a punto de saludar cariñosamente a Isabelle Huppert.

Cuando Isabelle Huppert entra en una habitación, todos se callan, la inquietud crece, la temperatura baja en un par de grados y los bebés lloran

Y lo es por méritos propios. Isabelle Huppert ha trabajado a las órdenes de Michael Cimino (La puerta del cielo), de Bertrand Tavernier (1280 almas), de Jean-Luc Godard (Pasión), de Marco Ferreri (Historia de Piera), Curtis Hanson (Falso testigo), Claude Chabrol (No va más), los hermanos Taviani (Las afinidades electivas), Raoul Ruiz (La comedia de la inocencia), François Ozon (8 mujeres), David O. Russell (Extrañas coincidencias) o Hong Sang-soo (En otro país).

Finalmente, Paul Verhoeven ha logrado que Elle no sea una película con Isabelle Huppert, ni siquiera una película de Isabelle Huppert. Porque Elle es Isabelle Huppert. Cuando, el director holandés cuenta, entre divertido y apenado, que muchas estrellas de Hollywood de mediana edad (en los mentideros se habla de Nicole Kidman o Naomi Watts) rechazaron protagonizar su película, sabe que, en el fondo, le hicieron un favor. Y ese es el mejor resumen de la imagen pública de la actriz: lo que para otras sería una película plagada de escenas que pondrían en riesgo su carrera, para Isabelle Huppert es un día más en la oficina.

-Ahora, Isabelle, quiero que veas hacia allí y pongas esa expresión tan tuya.
-¿La de que me dais todo el puto asco del mundo?
-¡Esa misma!

Lo que para otras sería una película plagada de escenas que pondrían en riesgo su carrera, para Isabelle Huppert es un día más en la oficina

Ruth Negga por Loving

Ruth Negga constituye el mejor ejemplo posible de actriz globalizada en un mundo global. Mestiza, nacida en Etiopía, hija de un irlandés, reside en Londres y ha desarrollado gran parte de su carrera en Estados Unidos. Actriz de cine, teatro, televisión y videojuegos. Lo mismo interpreta un rol secundario de Tito Andrónico en el West End como da vida a Ofelia en el Hamlet del National Theatre o presta su voz al personaje de Shanalotte en el Dark Souls II.

Ruth Negga debutó en el cine protagonizando Capital Letter, una pequeña película irlandesa. Y su presencia llamó tanto la atención de Neil Jordan que este modificó todo su guión de Desayuno en Plutón para dar cabida a un personaje hecho a la medida de la actriz. Pero la película no funcionó como debiera y Negga pasó los siguientes cinco años alternando la televisión con el teatro. Y sería en 2010 cuando la televisión le ofrecería el primer papel que le dotó de cierta visibilidad: la Nikki de Misfits, un personaje que le permitió cruzar el charco y participar en su primera superproducción hollywoodiense, la accidentada Guerra Mundial Z. En su periplo profesional en Estados Unidos, la actriz ha podido participar en dos series de éxito como Agentes de SHIELD y Preacher y en otro blockbuster accidentado: Warcraft. El origen, antes de dar un golpe sobre la mesa y deslumbrar a gran parte de la crítica con su interpretación en Loving.

“Mira, Ruth, podemos ver el momento exacto en el que a Amy Adams se le rompe el corazón”

Más vale que nos aprendamos su nombre (y la forma correcta de pronunciar su apellido, si no queremos meternos en un problema racial)

Ruth Negga es la recién llegada de la terna de las cinco candidatas al Oscar a la mejor actriz. Lo es porque es, sin duda, la menos conocida por el público, pero también por ser la que menos experiencia tiene en el cine americano. Y también porque nadie contaba ya con ella en ese cuadro de honor, donde ha logrado entrar desplazando a toda una veterana en estas lides como Amy Adams. Así que más vale que nos aprendamos su nombre (y la forma correcta de pronunciar su apellido, si no queremos meternos en un problema racial), porque todo hace indicar que Ruth Negga ha llegado para quedarse.

Natalie Portman por Jackie

Natalie Portman nace en Jerusalén el nueve de junio de 1981, hija de padre israelí y madre norteamericana. Sus antepasados maternos provenían de Rusia y Austria y sus antepasados paternos, de Polonia y Rumanía, todo ello sin olvidar que su abuela paterna fue espía británica durante la II Guerra Mundial, por lo que no es de extrañar que, durante sus primeros años de vida, la actriz confundiera a su familia con una partida inconclusa de Risk.

“Yo solo pedí que me cortaran las puntas”

Natalie Portman nace en Jerusalén el nueve de junio de 1981, hija de padre israelí y madre norteamericana

A los cuatro años, su madre, que se acabaría convirtiendo en su agente, la inscribió en clases de baile. Ya en la academia de danza, una agencia de modelos contrató sus servicios para un catálogo de moda infantil. Cuando cumplió diez años un agente de Revlon quiso ficharla como modelo, pero rechazó la oferta para centrarse en la actuación. Ese mismo año hizo un cásting para el musical Ruthless!, sobre una niña que asesina a su rival para obtener el papel protagonista en una obra de teatro escolar; algo que que la familia de Natalie Portman (que a esas alturas pasaba todos sus veranos en campamentos de interpretación) consideraría como un papel autobiográfico en una obra de carácter costumbrista. Portman perdió ese papel y fue seleccionada como actriz sustituta junto con una por aquel entonces desconocida Britney Spears. Para evitar que una decisión así volviera a importunar la carrera de su hija, sus padres pasaron a la acción  y le cambiaron su apellido original (Hershlag) por el más comercial de Portman (el originario de su abuela materna).

Por suerte, en 1994 debutaría en el cine, de la mano de Luc Besson en El profesional (Leon) y para cuando habían pasado dos años Portman ya había participado en un film de culto (Beautiful Girls) y trabajado a las órdenes de Michael Mann (Heat), Woody Allen (Todos dicen I love you) y Tim Burton (Mars Attacks!). Así, cuando en verano de 1997 George Lucas necesitó a una adolescente para interpretar a la Reina Amidala en La amenaza fantasma, no tuvo prácticamente ninguna otra opción que no fuera contratarla.

– Soy vegana.
– Pero Natalie, eso no se co…
– VE GA NA

Sus padres pasaron a la acción  y le cambiaron su apellido original (Hershlag) por el más comercial de Portman (el originario de su abuela materna)

Mientras rodaba su participación en la trilogía de Star Wars, Natalie Portman tuvo tiempo de licenciarse en psicología por Harvard, a curso por año y de tomar clases de francés, japonés, alemán y español. La actriz aprovechó sus ratos libres para interpretar en Broadway a Nina, en La gaviota, de Anton Chejov, rodar otras siete películas y lograr su primera nominación al Oscar por su participación en Closer.

En 2005 protagonizaría V de Vendetta y pasaría una larga temporada en España rodando Los fantasmas de Goya, una experiencia que la actriz recuerda con gran pesar debido a que su relación sentimental con Gael García Bernal hacía aguas, la película en la que participaba era un desastre y ella se sentía especialmente sola y aburrida en Madrid, sentimientos que combatía con maratonianas visitas al Museo del Prado. Tras trabajar a las órdenes de Wes Anderson (Viaje a Darjeeling), Wong Kar-Wai (My blueberry nights) y Jim Sheridan (Brothers), 2010 se confirmaría como el gran año de la actriz, al arrasar con todos los galardones (Oscar incluido) de aquella temporada de premios gracias a su rol protagónico en Cisne negro. Y tras ese momento estelar, y hasta el presente año, en que vuelve a estar presente en los Oscar gracias a su interpretación como Jackie Kennedy en Jackie, lo único destacable de la carrera como actriz de Portman ha sido su incorporación al universo cinematográfico Marvel en el rol de Jane Foster en las películas de Thor. El año pasado pudo debutar, con más pena que gloria, como directora con A tale of love and darkness.

“Por favor, quiero morirme, quitadme al imbécil este de al lado.”

Tuvo tiempo de licenciarse en psicología por Harvard, a curso por año y de tomar clases de francés, japonés, alemán y español

En la actualidad, el principal problema de la carrera de Natalie Portman radica en la propia imagen pública de Natalie Portman. Licenciada con honores, vegana, activista política, asistente de investigación, Portman siempre parece mirar por encima del hombro a los espectadores de sus películas, a sus compañeros de trabajo y al mundo en general. Esa sensación se ha visto acentuada por la desgana apática con la que parecía desenvolverse en sus roles en las sagas de Thor y Star Wars, desgana que daba a entender que sentía esos proyectos como indignos de su talento. Portman, que no se ríe en público desde hace más de veinte años, parece calculadora hasta a la hora de aumentar su descendencia, siguiendo un particular Método Ogino que solo le permitiera tener días fértiles entre siete u ocho meses antes de su próxima entrega de premios. La joven actriz que a muchos enamoró a finales de los noventa se ha convertido en una intérprete superdotada, pero tan fría, tan poco humana, como esa estatuilla dorada a la que vuelve a optar este año.

Emma Stone por La ciudad de las estrellas

La primera decisión que Emma Stone recuerda haber tomado libre y conscientemente fue la de inscribirse, con apenas once años, en el Teatro de la Juventud del Valle, en su Scottsdale (Arizona) natal. En apenas dos años, la joven actriz participó en nueve montajes teatrales, que abarcaron de Winnie the Pooh a Titanic, de La sirenita a Schoolhouse Rock Live!

Empezaron a salir siendo tan jóvenes que no sabían ni besarse.

En apenas dos años, la joven actriz participó en nueve montajes teatrales

Cuando cumplió quince años, Emma asistió al Xavier College Preparatory como estudiante de primer año, pero, pasado el primer semestre, y tras descubrir, decepcionada, que aquella no era la escuela de mutantes que había pensado, decidió abandonarla. Llegada a ese punto de su vida, preparó una presentación en Power Point para convencer a sus padres de que la dejasen mudarse a Hollywood para labrarse una carrera como actriz. El caso es que o el Power Point estaba muy bien hecho o sus padres eran muy influenciables, porque unos meses después, y sin haber terminado la educación secundaria, Emma Stone y su madre se mudaban a Los Ángeles.

Una vez en Hollywood, la carrera de Emma Stone es un caso ejemplar de trayectoria en la que no se da un paso hacia delante sin tener bien asentado el paso anterior. Entre 2005 y 2006, Stone se afianza en pequeños papeles en series de televisión (Medium, Hotel Dulce Hotel: Las aventuras de Zack y Cody o Malcom), para, finalmente, en 2007, dar el salto al cine como objeto del deseo de los Supersalidos. Son años en los que la actriz se especializa en papeles de chica florero y deseable en producciones de títulos tan sospechosos como Un rockero de pelotas, Una conejita en el campus o Los fantasmas de mis ex novias. Ya en 2009, obtiene un papel con algo más de enjundia en Bienvenidos a Zombieland, como paso previo a debutar como protagonista en Rumores y mentiras. Gracias a esta película, Emma se planta en 2011 habiendo sido cabeza de cartel de una exitosa comedia y con una nominación al Globo de Oro debajo del brazo. Llegaba el momento de convertirse en una estrella.

La primera vez que leyeron el guión de The amazing Spider-man

Preparó una presentación en Power Point para convencer a sus padres de que la dejasen mudarse a Hollywood para labrarse una carrera

En los próximos años, Emma Stone vuelve a posicionarse como alternativa válida en la comedia romántica (Crazy, Stupid, Love), como secundaria mona en película de Oscar (Criadas y señoras), como novia de superhéroe (The amazing Spider-Man) y como chica Allen (Magia a la luz de la luna, Irrational man). Incluso, en 2013, 2014 y2015 pudo permitirse tres tropiezos consecutivos de los que pocos hubieran salido indemnes: Gangster Squad: Brigada de élite, The amazing Spider-Man 2: El poder de Electro y Aloha. Incluso, a finales de 2015, debuta en Broadway dando el relevo a Michelle Williams en el papel de Sally Bowles en un montaje de Cabaret.

Emma Stone no es una recién llegada a la temporada de premios. Ya en el pasado 2014 fue candidata a los Oscar en la categoría de mejor actriz secundaria por su interpretación en Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia). Así que su candidatura por La ciudad de las estrellas la ha cogido preparada y en plena forma. En los últimos seis meses no ha habido estreno al que no se haya presentado, fiesta a la que no haya acudido, canapé que no haya probado ni late show en el que no haya reído. Emma Stone quiere un Oscar, y lo quiere ya. Y está trabajando por lograrlo. Si por su presencia  y esfuerzo fuera, en estos seis meses ya hubiera ganado el Oscar, dos Grammy Latino, el Balón de Oro y la Secretaría General del PSOE. Se está mostrando encantadora, cercana, divertida. Es la Jennifer Lawrence de esta temporada, solo que con mucha más clase. Ellos quieren que sea su novia, ellas, que sea su amiga. Las madres la quieren como nuera y los padres como fantasía. Hollywood necesita a ese tipo de estrella, y ella está deseando serla.

En su afán por lograr el Oscar, Emma Stone está mostrando su faceta más divertida y desenfadada.

No ha habido estreno al que no se haya presentado, fiesta a la que no haya acudido, canapé que no haya probado ni late show en el que no haya reído

Meryl Streep por Florence Foster Jenkins

La carrera de Meryl Streep en sus 20 (¡veinte!) nominaciones al Oscar.

1979- Nominada como mejor actriz secundaria por El cazador

Robert de Niro y Christopher Walken compiten por su amor en el clásico de Michael Cimino. Al final, Walken comprende que es mucho menos trágico pegarse un tiro que volver a casa con una Meryl Streep que ya tenía cara de que le iba a gustar mucho sufrir mucho.

1980- Ganadora como mejor actriz secundaria por Kramer contra Kramer

Versión americana de ¡Qué gozada de divorcio! en la que Dustin Hoffman hereda el papel de Andrés Pajares y Meryl Streep el de África Pratt. Supone una rareza en la filmografía de Streep porque en este caso no es ella la que sufre mucho, sino la que hace sufrir.

1982- Nominada como mejor actriz protagonista por La mujer del teniente francés

El personaje de Meryl Streep sufre muchísimo porque la ha abandonado (¿adivinan?) un teniente francés. La actriz se pasa la película vestida de negro y con un cardado imposible incluso para la época.

1983- Ganadora como mejor actriz por La decisión de Sophie.

Su personaje procede de un campo de concentración donde sufrió muchísimo. Allí tuvo que tomar una decisión que marcaría el resto de su vida: cuál de sus hijos moriría y cuál viviría. Todos sabemos que su respuesta hubiera sido ¿Dejar vivo a cuál de ellos me garantiza un Oscar?

1984- Nominada como mejor actriz protagonista por Slikwood

Meryl Streep interpreta a una mujer que trabaja en la preparación de barras de combustible de plutonio para reactores nucleares. En un alarde de astucia, comienza a sospechar que su trabajo pudiera ser peligroso y radiactivo. La llamaban Slikwood pero podrían haberla llamado Sherlock. Al final muere. No sin antes sufrir mucho.

1986- Nominada como mejor actriz protagonista por Memorias de África

Meryl Streep tiene una granja en África y Robert Redford acude presto a lavarle la cabeza, al más puro estilo de los anuncios de Fa, con erótico resultado. Streep tenía 36 años y ya parecía al borde de la menopausia. Una apariencia que ha venido conservando hasta prácticamente la actualidad.

“¡Eh, tú, devuélveme ese Oscar! Ese Oscar debería ser mío. Como todos. TODOS MÍOS”

Streep tenía 36 años y ya parecía al borde de la menopausia. Una apariencia que ha venido conservando hasta prácticamente la actualidad

1988- Nominada como mejor actriz protagonista por Tallo de hierro

Meryl Streep interpreta a una alcohólica que se enamora de un vagabundo que ha matado a su hijo recién nacido. Y sufre. Sufre mucho.

1989- Nominada como mejor actriz protagonista por Un grito en la oscuridad

El personaje de Streep se va de vacaciones a la montaña con su hija de pocos meses, con la mala suerte de que un perro salvaje entra en la tienda y se lleva a la niña. A la policía, lo de es que un perro se ha llevado a mi hijo le suena a lo de es que mi perro se comió mis deberes y la acusa de asesinato. Doble sufrimiento.

1991- Nominada como mejor actriz protagonista por Postales desde el filo

Meryl Streep hace de Carrie Fisher en la adaptación de su autobiografía. Hay drogas, alcohol y sufrimiento, pero nada de Star Wars.

1996- Nominada como mejor actriz protagonista por Los puentes de Madison

Meryl Streep rueda una de las escenas de mayor sufrimiento e intensidad dramática de su carrera, en la que la réplica se la ofrece la manilla de la puerta de un coche.

1999- Nominada como mejor actriz protagonista por Cosas que importan

Película perteneciente al género “mi madre se muere de cáncer, así que qué menos que aprender una valiosa lección”. No se termina de saber si el personaje de Meryl Streep sufre más por el cáncer o porque su hija sea Renée Zellweger.

Junto a Renée Zellweger en el estreno de Cosas que importan.

Película perteneciente al género “mi madre se muere de cáncer, así que qué menos que aprender una valiosa lección”

2000- Nominada como mejor actriz protagonista por Música del corazón

En una de las películas más terroríficas de Wes Craven, Meryl Streep interpreta a una mujer obviamente desequilibrada que persigue a los niños pobres del East Harlem armada con un violín para intentar cambiarles la vida.

2003- Nominada como mejor actriz secundaria por Adaptation (El ladrón de orquídeas)

Primera presencia de Meryl Streep en los Oscar por interpretar un papel en una comedia. A pesar de ello, la actriz no puede evitar reservarse una escena para sufrir. Y llorar. Todos tenemos amigos así.

2007- Nominada como mejor actriz protagonista por El diablo viste de Prada

La actriz interpreta a Miranda Priestly, que en realidad es Anna Wintour, que en realidad es Cruella de Vil. Meryl Streep, demuestra que es una actriz adelantada a su tiempo despreciando públicamente a Anne Hathaway durante toda la película, algo que se convertiría en el deporte oficial de Hollywood unos cuantos años después.

2009- Nominada como mejor actriz protagonista por La duda

En este ejercicio metacinematográfico, el personaje de Meryl Streep es una vieja guardiana de las esencias que da un par de valiosas lecciones a una Amy Adams recién llegada que pretende quedarse con su posición.

2010- Nominada como mejor actriz protagonista por Julie & Julia

Como a Amy Adams no le quedó clara la lección, un año después le dio por interpretar a una joven telefonista que se planta ante los fogones intentando seguir los pasos de una leyenda de la cocina, interpretada por Streep. La Academia dictó sentencia y solo Meryl fue nominada.

-Aprovechándome de este bicho os voy a interpretar una escena que vi el otro día en La vida de Adele…
-Meryl, cariño, que esta es una peli de cocina.
-Me da igual. Yo soy así, versátil.

La Academia nomina este año a Meryl Streep por cantar mal, cuando todos sabemos que cantaba mal mucho mejor en Mamma Mia

2012- Ganadora como mejor actriz protagonista por La dama de hierro

Durante toda la temporada de premios de 2012, la normalmente combativa Meryl Streep ni habló ni una sola vez de política. Se conoce que, como interpretaba a Margaret Tatcher, en esa ocasión no tocaba. Lo que tuvo que sufrir…

2014- Nominada como mejor actriz protagonista por Agosto

Absolutamente todo el mundo sufrió con Agosto: el personaje de Meryl Streep, Julia Roberts por tener que aguantarla y los hermanos Weinstein por su fracaso en la temporada de premios. Fracaso para todos salvo para Meryl y Julia, que arañaron nominaciones.

2015- Nominada como mejor actriz secundaria por Into the woods

Si algo demostró Into the woods es que, a estas alturas de su carrera, ya daba absolutamente igual qué hiciera Meryl Streep para conseguir una nominación, porque la obtendría casi sin querer. En esta hace de bruja, aunque, bueno, qué más da, la iban a nominar de todas todas.

2017- Nominada como mejor actriz principal por Florence Foster Jenkins

Del mismo modo que un mal árbitro trata de redimirse por no pitar un penalti inventándose otro a posteriori, la Academia nomina este año a Meryl Streep por cantar mal, cuando todos sabemos que cantaba mal mucho mejor en Mamma Mia y ese año, por lo que fuera, no le hicieron caso.

Comentarios

comentarios

More from Daniel Lorenzo

Chris Columbus, 25 años Solo en casa

En fotografía existe un término, la hora mágica, para referirse a un...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *