[Lo mejor del 2014] Series de comedia de estreno, #10 Jane the Virgin

Una puertorriqueña virgen es inseminada por error, queda embarazada y da lugar a una de las comedias del año

Probablemente la lista de series de comedia de estreno no tenga el tremendo bagaje cualitativo de la que estoy componiendo de forma paralela para las series dramáticas, pero hay este año algunos títulos que más os vale apuntar en vuestras cuentas pendientes si no queréis perder el ritmo de algunas auténticas joyas. Es cierto que no comulgo tanto como debería con la que nos trae aquí ahora, Jane the Virgin, pero hay en ella la necesaria frescura e identidad como para sacarla a colación y permitir que estrene esta cuenta atrás. Ya saben, las mejores risas (y algunos llantos, créanme) del 2014.

Eso sí, no empezaré sin antes enumerar algunas comedias encumbradas por muchos sin embargo que no han conseguido colarse en mi calendario televisivo. La primera es Blackish, sobre una familia afroamericana de clase alta (nuevos ricos) que enfrenta con bastante sorna los estereotipos raciales con los que conviven en los Estados Unidos de ahora. Pese a que empezó a un nivel ejemplar, Blackish todavía no ha encontrado la forma de que todos sus personajes colaboren con la misma gracia al bien común, lo que sumado al histerismo que aportan los protagonistas, Anthony Anderson y Tracee Ellis Ross, el conjunto acaba por ser algo repelente.

La otra serie de comedia a remarcar sería Faking It, sobre dos chicas adolescentes que se hacen pasar por una pareja de lesbianas para convivir en el nuevo status quo de instituto que otorga popularidad a los homosexuales. Con gran parte de las características que han definido a las últimas sitcoms de la cadena MTV, Faking It también sabe afrontar los estereotipos sociales y de género con el humor teen que le es propia al canal (ya saben, Awkward y demás) y en el que el sexo, as usual, tiene su propio papel protagonista.

Faking It

 

Jane the Virgin, frescura latinoamericana

Que el primetime norteamericano de régimen network (el de las grandes cadenas) estaba falto de un producto de ficción latinoamericano era bastante obvio. ¿La respuesta? Jane the Virgin. Está en la cadena más pequeña de las 5 grandes (CBS, NBC, ABC, Fox y…), The CW, pero también en la más enfocada a los jóvenes de todas ellas, precisamente el tipo de público que probablemente quería algo de atención por parte de los ejecutivos de las televisiones ricas. La respuesta no ha sido, ni mucho menos, abrumadora, y de hecho es probable que Jane the Virgin acabe cancelada, pero su propósito es tan admirable como digno de análisis, pues aporta frescura y originalidad a un plantel de series de estreno en el que también hay mucha repetición de fórmulas.

Jane the Virgin cuenta la historia de Jane, una puertorriqueña (Gina Rodríguez) que se queda embarazada por la negligencia de una médico tras una inseminación realizada en el útero equivocado. ¿Lo bizarro? Que Jane es virgen y estaba esperando al matrimonio; como el novio de Laura.

Jane the Virgin

Las verdaderas facultades de Jane the Virgin residen en su idiosincarsia: frescura y originalidad

Mientras bebía de forma bastante obvia del culebrón latinoamericano de sobremesa, Jane the Virgin ha dedicado casi la totalidad de su primer tramo de temporada a quemar trama. Sería imposible resumir en una conversación de un minuto la cantidad de conflictos románticos, familiares o criminales que se han dado en los siete episodios que lleva emitidos la serie hasta este momento, de ahí que la serie parezca estar siempre al borde del abismo y no dé apenas aliento a los espectadores para que se asienten en alguno de los personajes, pero el entretenimiento no deja de ser tremendamente divertido, así que algo queda.

Aunque las verdaderas facultades de Jane the Virgin residen en su idiosincrasia: un aspecto visual muy de casa de Barbies (en serio), un reparto bastante cachondo que se amolda muy bien a los arquetipos del culebrón y una voz en off a ratos hilarante, y eso que su intensa presencia podría ser objeto de crítica en cualquier otro formato. Es una mastermind que incluso se permite usar rotulados y participar, casi, casi, con los espectadores. ¿Los halagos? A Anthony Mendez, que es el actor que pone voz a ese ídolo de masas sin rostro. Uy. Sin Rostro. ¿Será él el malo? Chan, chan. Seguiremos informando.

 

El top hasta ahora:

#9 Review
#10 Jane the Virgin

Comentarios

comentarios

More from Emilio Doménech

Primera imagen de los protagonistas de ‘Beautiful Creatures’

La adaptación de la popular novela adolescente escrita por Kami García y...
Leer más

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *