Los actores tras Los vengadores (y II)

Downey Jr., Evans, Ruffalo, Hemsworth, Johansson, Renner y Jackson están preparados para combatir a Ultron, pero… ¿resistirán nuestro análisis?

Entre 2008 y 2012, siete actores fueron reclutados por una productora recién nacida con el objetivo de interpretar a siete personajes icónicos, en seis películas que, juntas, constituían un plan tan megalómano que nadie había sido tan ambicioso para tan siquiera imaginarlo antes.

La productora era Marvel Studios. Ellos fueron los elegidos para ser Los vengadores.

En este artículo echaremos una visual sobre vida, obra y milagros de tres de ellos. Con anterioridad, hemos analizado a los cuatro restantes.

JEREMY RENNER es OJO DE HALCÓN

Jeremy Renner es, probablemente, la estrella más atípica y accidental que haya dado Hollywood en la última década. De hecho, ni siquiera es una estrella. Él no lo sabe, Hollywood tampoco, pero los espectadores sí que lo saben y no hacen más que recordárselo. De hecho, es fácil imaginar a Renner como a uno de los protagonistas de Destino final, solo que, en vez de la muerte, lo que le persigue es el anonimato.

¿Que dónde voy a colocar este premio? Creedme, no queréis saberlo
¿Que dónde voy a colocar este premio? Creedme, no queréis saberlo

Jeremy Renner es, probablemente, la estrella más atípica y accidental que haya dado Hollywood en la última década

Cuando En tierra hostil se presentó en el Festival de Venecia de 2008 recibió críticas más que amables. Los espectadores revisaban la ficha técnica de la película y se asombraban de volver a ver a Kathryn Bigelow (La noche más oscura)detrás de las cámaras tras los dos batacazos consecutivos de El peso del agua y K-19. “¿Pero la carrera de esta mujer no estaba muerta después de la película del submarino?”, “No, esa muerte tiene más que ver con la carrera de Harrison Ford (Cowboys & Aliens)” Y así fue creciendo la bola hasta que año y medio después a Hollywood la broma se le fue definitivamente de las manos en una ceremonia de los Oscar que encumbró a dicha cinta bélica. Y, de paso, a su protagonista, un Jeremy Renner que sencillamente pasaba por allí. Dos años después, Renner vuelve a la ceremonia con su siguiente trabajo, como secundario en The town. A los directivos de los estudios les sonaba su cara y empezaron a llamarle, no sin antes comprobar que no era un camarero.

Intentaron que tomara el relevo de Tom Cruise (Al filo del mañana) al frente de la saga Misión imposible hasta que les vieron juntos: Renner conseguía lo imposible, Cruise parecía más alto que él cuando compartían plano.

¿Ojo de Halcón o Palomo Cojo?
¿Ojo de Halcón o Palomo Cojo?

Renner conseguía lo imposible, Cruise parecía más alto que él cuando compartían plano

Pusieron en sus manos una película de Jason Bourne sin Bourne. El público echaba de menos el carisma de Matt Damon (Tierra prometida). “No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”, cantaba Sabina. Renner consiguió que la gente echara de menos un oxímoron.

Finalmente, su agente consiguió que estuviera presente en una franquicia más, que es la que nos ocupa hoy. Pues bien, gracias a Renner, Ojo de Halcón se convirtió en el Quique de Verano azul de Los vengadores. Sin película propia, apenas sin arco argumental, sin momentos de especial lucimiento, sin interacción con otras películas de la saga más allá de un cameo en Thor. Da la impresión de que Renner, y, por extensión, su personaje, es ese pardillo que hay en toda pandilla al que la gente olvida llamar y que se presenta por sorpresa, sin que nadie le avise, en fiestas y quedadas. De hecho, Ojo de Halcón es el único personaje masculino del grupo del que no han desarrollado merchandising propio, para evitar que los niños, tras abrir el Happy Meal, lloren y pataleen preguntándose por qué les ha tocado la figurita de esa vieja. Porque, por si todo esto fuera poco, a Jeremy Renner se le está poniendo cara de vieja.

Aquí está, viene ya tan feliz, con sus flechas de amor para ti, quizás también para mí, sí también para mí.
Aquí está, viene ya tan feliz,
con sus flechas de amor para ti,
quizás también para mí,
sí también para mí.

Pusieron en sus manos una película de Jason Bourne sin Bourne. El público echaba de menos el carisma de Matt Damon.  Renner consiguió que la gente echara de menos un oxímoron.

Las primeras filtraciones dicen que Ojo de Halcón se convierte en una verdadera estrella en Vengadores: La era de Ultrón. Nos lo creeremos cuando lo veamos. La última vez que se dijo que iba a hacer algo realmente importante fue cuando filtraron que saldría del armario y sería, junto con Ian McKellen (El hobbit), el actor gay más importante de Hollywood, otorgando visibilidad al colectivo. Lo que finalmente hizo fue anunciar su boda con una supermodelo. El matrimonio duró seis meses. Es el eterno problema con su carrera, le embarcan en proyectos que le quedan demasiado grandes.

CHRIS EVANS es EL CAPITÁN AMÉRICA

Chris Evans es el Capitán América porque Chris Evans es Estados Unidos de América: alto, guapo, rubio y con el pelo cortado a cepillo. A pesar de tener casi 35 añazos no cuesta imaginárselo todavía como quaterback del equipo de fútbol americano de su instituto, que devora con igual fruición aritos de cebolla, sándwiches de crema de cacahuete, animadoras y botellas de cerveza envueltas en papel de estraza.

Así se presentó Chris Evans en casa de Kevin Feige como agradecimiento
Así se presentó Chris Evans en casa de Kevin Feige como agradecimiento

Chris Evans es el Capitán América porque Chris Evans es Estados Unidos de América: alto, guapo, rubio y con el pelo cortado a cepillo

El caso es que uno no podría imaginarse que Chris Evans tiene un pasado oscuro en las adaptaciones al cine de cómics Marvel. Sí, porque Chris Evans protagonizó las versiones de Los cuatro fantásticos de 2005 y 2007. En Fox mandaba Tom Rothman, dirigía Tim Story y protagonizaba Jessica Alba. Eran veranos en los que Estados Unidos situaba el eje del mal en lejanos desiertos sin darse cuenta de que este habitaba en salas de cine. Mark Frost escribía los guiones, y conseguía su obra más perturbadora, incluso por encima de Twin Peaks, aunque en este caso de un modo involuntario.

Chris Evans era Antorcha Humana, en una de esas carambolas en las que la realidad se encarga de prepararte el chiste. Si a ello le sumamos que Jessica Alba hacía de la mujer invisible podemos llegar a la conclusión de que los encargados de casting repartieron papeles con vistas al estado de sus carreras alrededor de 2010: una completamente quemada, la otra aparentemente inexistente.

Chris Evans, en el rincón de pensar, tras el rodaje de Los 4 fantásticos
Chris Evans, en el rincón de pensar, tras el rodaje de Los 4 fantásticos

Cuando los directivos de Marvel buscaban un Capitán América bueno, bonito y barato se encontraron con Evans en el Cash Converters de Hollywood Boulevard

Pero el destino, en ocasiones, ofrece segundas oportunidades. Cuando los directivos de Marvel buscaban un Capitán América bueno, bonito y barato se encontraron con Evans en el Cash Converters de Hollywood Boulevard. O, al menos, eso dice la versión amable de la historia. La que yo me imagino incluye a Kevin Feige, mandamás de Marvel, deteniendo un coche en un sórdido callejón de L.A. y bajando la ventanilla delante de un Chris Evans dispuesto a todo por una segunda oportunidad, incluso a besar en la boca. Más tarde se lo llevaron a un rodaje de verdad, con catering, caravanas y camerinos con nombres en las puertas. Feige solo dio una orden a todo el equipo técnico y artístico: “Háganle la pelota” y, tras años de destierro, Evans volvió a sentirse en su Rodeo Drive particular.

Tras su resurrección, Evans está teniendo algo más de cuidado en la selección de proyectos. Los pocos proyectos que ha podido afrontar más allá de Marvel destilan riesgo (Rompenieves) y buen gusto (The iceman). Al mismo tiempo, ha iniciado su carrera como director con la comedia romántica Before we go. Todo ello nos hace pensar que puede tener algo más de suerte a partir de ahora que en la pasada década. Si a ello le sumamos que el personaje del Capitán América ha ganado mucho peso en la franquicia Vengadores, hasta el punto de que la tercera película del personaje acogerá la historia de la Civil War, y que todo apunta a que Evans será la cabeza visible de las nuevas fases de esta franquicia frente a un Downey Jr. en franca retirada, la situación de Evans no puede ser más privilegiada en estos momentos. Quien se lo iba a decir a ese chico de vuelta de todo que, en 2011, cuando vio terminada en pantalla Capitán América: el primer vengador no pudo evitar pensar aquello de “Por poco me meo del gusto en las bragas”.

"Y yo le decía a Jessica Alba: Teta que cubre la mano ya no es teta, sino grano. Tardé cuatro años en volver a trabajar"
“Y yo le decía a Jessica Alba: Teta que cubre la mano ya no es teta, sino grano”

La situación de Evans no puede ser más privilegiada en estos momentos

MARK RUFFALO es HULK

El Hulk que presentó Marvel en 2008 era un atípico reboot del Hulk de Ang Lee de 2003: comenzaba donde éste había terminado para así evitar tener que plantear otra historia de orígenes, pero todo el equipo técnico y artístico era diferente al de cinco años atrás. Y ese cambio incluía el contar con un nuevo actor protagonista: Edward Norton (Birdman).

Norton ya arrastraba fama de tipo complicado, intenso, insoportable. Tenía el mundo a sus pies tras un inicio de carrera, en la segunda mitad de los noventa, prácticamente intachable. Pero empezó a dárselas de perfeccionista y ahí llegó la arrogancia. La lista de rodajes que convirtió en un campo de batalla es inmensa: American History X, The Score, The Italian Job… Uno se lo imagina en aquella época abroncando a Salma Hayek (La chispa de la vida) por no parecer suficientemente mexicana y resultar fingida.

Guapo, guapo, no es; pero tiene un pelazo
Guapo, guapo, no es; pero tiene un pelazo

Norton se había convertido en Hulk. Y en Marvel necesitaban a Bruce Banner. Y entonces llamaron a Mark Ruffalo

El rodaje de El increíble Hulk no fue mejor, sino que vino a confirmar que el actor había dejado paso al energúmeno. Norton era una fuerza de la naturaleza que había perdido el control, Norton se había convertido en Hulk. Y en Marvel necesitaban a Bruce Banner. Y entonces llamaron a Mark Ruffalo.

Mark Ruffalo es la otra. Probablemente Norton se pasara un par de años creyendo que todo iba bien, que ya le llamarían, sin enterarse de que en Marvel estaban pasando las noches con otros muchos actores. Al final se quedaron con Ruffalo, con el que probablemente contactarían en un portal tipo Ashley Madison o en una discoteca de divorciados. Norton tuvo que asumir que la otra fuera mayor y más peluda que él, y supongo que lo entendería, al fin y al cabo durante unos años su pareja fue Salma Hayek.

Quien le escribía versos dime quien era Quien le mandaba flores por primavera Quien cada nueve de noviembre Como siempre sin tarjeta Le mandaba un ramito de violetas
Quién le escribía versos dime quién era
Quién le mandaba flores por primavera
Quién cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
Le mandaba un ramito de violetas

Al final en Marvel se quedaron con Ruffalo, con el que probablemente contactarían en un portal tipo Ashley Madison o en una discoteca de divorciados

Ruffalo pasó de amante discreta a esposa cumplidora. Y no era un paso fácil. En primer lugar porque hasta su llegada éste era un papel maldito, que no solo quemaba actores, sino que dejaba sus carreras tiritando por unos años. En segundo lugar porque, en su trayectoria, cuando mejor ha estado Ruffalo, cuando más ha brillado, ha sido como soporte, como actor secundario. Esos son sus mejores papeles, ahí es donde ha sacado su par de nominaciones al Oscar y por esas interpretaciones será recordado. Cada vez que le han dado un protagonista todo se ha venido abajo.

Por eso tiene especial mérito tanto su interpretación en Los vengadores, como el encaje que en ella otorgaron a un personaje tan complicado como Hulk. Y uno no sabe si este éxito se debe a la inteligencia y el instinto de un más que profesional Ruffalo o a la habilidad del guion y dirección de Whedon. Lo más probable es que se deba a la combinación de ambas. En estos casos, como en los divorcios, no suele haber un único culpable.

¿Que por qué estoy en eDarling?
¿Que por qué estoy en eDarling?

En su trayectoria, cuando mejor ha estado Ruffalo, cuando más ha brillado, ha sido como soporte, como actor secundario

Tras su incorporación a Los vengadores, la carrera de Ruffalo no ha sufrido demasiados cambios. Se mantiene en el perfil medio en el que él siempre se ha sentido cómodo. Sigue confiando en su olfato para acceder a pequeños grandes papeles y sigue despachándolos con pulcritud. Sabe que no es lo suficientemente guapo ni lo suficientemente joven para ser una estrella. Sabe que no le llamaron por tener los recursos ni la explosividad de Hulk. Le llamaron porque tiene el talento tranquilo de Bruce Banner.

Comentarios

comentarios

More from Daniel Lorenzo

Las intérpretes de los Oscar: Actriz protagonista

Isabelle Huppert por Elle Isabelle Huppert es la Meryl Streep europea. Una...
Leer más

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *