Los Boxtrolls, artesanía comercial

Los estudios Laika vuelven con su excelente stop-motion y nos traen un relato irregular, lleno de fantasía y monstruos

Preciosista stop-motion para una película descompensada, pero no exenta de magia

8 Diseño de producción
5 Guión
6 Entretenimiento
6 Dirección
6.3

La animación cinematográfica es el arte con menor estima por el público mayoritario. Esto se debe principalmente a que no le otorga un carácter intelectual a la propuesta y lo asocian simplemente a un entretenimiento para menores de quince años. Minusvalorar el cine de animación sólo proviene de las personas que lo desconocen, que jamás se adentraron en tan extenso mundo, o si lo hicieron, fue condicionado por marcadas etapas de la vida. Así ha sido y así será. Y eso que la animación maneja todo tipo de discursos. Puede usarse como arma política (véase La mano  de Jri Trnka), como crítica de la condición humana (Neighbours de Norma McLaren), propone mundos increíbles que sólo pueden hacerse realidad a través de un dibujo (cualquier cosa de Miyazaki), puede contar cualquier historia y hacerla más bella y sentida que ninguna otra (vean Mary and Max de Adam Elliot), y por último, citando al crítico Jordi Costa, “la animación es un lenguaje cinematográfico capaz de abordar todos los géneros posibles”.

Por suerte, se produjo cercano en el tiempo un auge de la animación más comercial con una calidad técnica y artística encomiable. Pasado el tren, podemos considerar la primera década del siglo XXI como la más importante de la historia de la animación. Largometrajes imprescindibles abrieron la lata en 2001, partiendo con la santa trinidad que se repartía los reconocimientos internacionales: los estudios Ghibli con El Viaje de Chihiro; Dreamworks con Shrek y Pixar con Monstruos S.A.

El fin de esta etapa se cierra con dos obras maestras: Up, obra cumbre y último trabajo de Pixar realmente a destacar; y por otro lado, una rareza, la maravillosa película que es Fantástico Mr. Fox, dirigida por Wes Anderson. A esta pareja agregamos un largometraje realizado en stop-motion por una productora recién nacida. La película: Los mundos de Coraline; la creadora: los estudios Laika. A partir de aquí comienza un pequeño declive: fue desapareciendo gradualmente el ingenio que parecía inagotable por parte de Pixar, Ghibli cierra su departamento de producción de anime en agosto de 2014 y Dreamworks sigue creyendo –hasta el momento- en una fórmula fallida. Y os cuento toda esta historia porque Los Boxtrolls, pese a ser una película más que digna, ha quebrado mis anhelos de que se revitalizara la animación –o que alcanzara las cotas de hace cinco años-, y que fuera con algo tan artesanal y estéticamente fascinante como es el stop-motion.

The Boxtrolls

Películas realizadas en stop-motion como Los Boxtrolls inciden demasiado en la búsqueda de lo espectacular: persecuciones, explosiones y demás artificios,

En los últimos años, la técnica stop-motion (crear sensación de movimiento en objetos estáticos a partir de una serie de imágenes fijas sucesivas) sobrevivía con pocas –aunque exitosas- películas estrenadas a lo largo de los años, además de algún que otro experimento como Big Bang Boom de Blu o Fresh Guacamole de Adam Pesapane. The Boxtrolls se convierte en la tercera película de los estudios Laika, productora estadounidense dedicada exclusivamente a ese cine realizado fotograma a fotograma. Se presentaron al público en 2009 con la antes citada Los Mundos de Coraline, la cual apostaba sobre seguro con la participación de Henry Selick (Pesadilla antes de Navidad), quién además de dirigir, adaptaba un texto del siempre interesante Neil Gaiman. La película fue un éxito de taquilla, doblando lo invertido, y dio luz verde a los futuros proyectos de esta productora con sede en Oregón. El alucinante mundo de Norman mantenía el alto nivel técnico que caracterizó a la ópera prima de Laika, pero decaía en el guion, poseyendo un ritmo irregular pese al nervio que debiera poseer un largometraje de sus características.

Ahora con Los Boxtrolls, nos encontramos prácticamente con los mismos errores que El alucinante mundo de Norman: ritmo irregular y una historia en la que no encontramos novedades a resaltar, sólo la suma de manidas referencias literarias y cinematográficas. La diferencia entre ambas -y  el recuento oficial en taquilla da la razón al respecto- es que el mundo de la muerte y los zombis en el que está envuelto Norman supone mayor atractivo que el tema propuesto por Los Boxtrolls.

Pero el principal problema que se le atribuye a la cinta que nos ocupa, y por consiguiente a los últimos trabajos de los estudios Laika, es querer torpemente competir con sus rivales haciendo exactamente lo mismo que ellos, y me explico. Estas películas realizadas en stop-motion inciden demasiado en la búsqueda de lo espectacular: persecuciones, explosiones y demás artificios, y eso provoca que siempre salga perdiendo si lo comparamos con cualquier otro largometraje que domine hiperrealistas CG´s, como lo hacen Disney o Dreamworks. Es posible que el camino que debiera seguir Laika no fuera tanto estas situaciones forzadas, y nos dejara más disfrutar de los espacios, los tiempos y los personajes a través de su estilo de animación, en la que actualmente no tiene prácticamente competencia. En definitiva, quizás debiera tener más como referencia filmes de Sylvain Chomet (El Ilusionista, Bienvenidos a Belleville) o lo que hacía la Ghibli, en lugar de la línea en la que se mueven Big Hero 6, La Lego Película o Cómo Entrenar a tu Dragón 2, por citar los títulos con los que ha tenido que competir en el año de su estreno.

The Boxtrolls 3

Destacable es el cuidado diseño de producción de Los Boxtrolls, con claras referencias al steampunk

Sin embargo, no se debe caer en la simpleza de valorar Los Boxtrolls como una película fallida, pues para cualquier persona que disfrute mínimamente con mundos fantásticos, encontrará más que fascinante la labor artística de este largometraje. Destacable es el cuidado diseño de producción con claras referencias al steampunk, y por otro lado, la buena labor de los directores, Graham Annable y Anthony Stacchi, que se desenvuelven con soltura en los primeros compases del relato y en la presentación de esos Boxtrolls, quienes sin atribuirle líneas de guion -se comunican a base de gruñidos-, quedan perfectamente retratados con un notable dominio del lenguaje cinematográfico. Otro punto a favor, y en la que esta vez sí, los estudios creadores del film se han mantenido al margen de sus rivales desde los inicios, es el marcado tono oscuro de la historia y de su desarrollo, a lo que ayuda también un diseño de los personajes que recuerda mucho a las ilustraciones del dibujante inglés Ronald Searle.

Es una pena que Los Boxtrolls condene con sus errores la ardua labor que supone la animación fotograma a fotograma –y de la que Laika propone un autohomenaje con tintes filosóficos después de los créditos, quizás de lo mejor de la película-, más la belleza de los diseños y su traslación a la pantalla. Una película que en su carencia de poesía y querer sublevarse al mainstream, pierde la oportunidad de marcar la diferencia en un tiempo en la que la industria del cine de animación no se da cuenta de que ha bloqueado esa corriente de ingenio que proponía Pixar, Miyazaki e incluso Ari Folman (The Congress) o Selick.

Logo WuakiTVVer Los Boxtrolls en WuakiTV

Comentarios

comentarios

Escrito por
More from Juan A. Rubio

Young Ones, sed de venganza

¿Y si mañana, en lugar de tener que luchar por un trabajo,...
Leer más

4 comentarios

  • Francamente considero que han sido un injustos con Boxtrolls.
    No dudo que sea la mejor película de animación del 2014, para mi, la que debio ganar el oscar y el globo de oro. Considerarle faltas o problemas de ritmo es parte una opinión demasiado purista, quizás producto de una visión superficial del film. Lejos mas mala y cliché fue Big Hero, y como entrenar a tu dragon 2 tuvo fama solo por la primera parte…
    Me pregunto si nuestro comentarista se fijo en los personajes y su caracterización, en sus gestos y movimientos muy bien realizados, se fijo en los villanos?? en sus personalidades?? En el trabajo casi perfecto de animación cuadro a cuadro??
    Se fijo que cada boxtroll era diferente pero claramente identificable a su raza??
    Pudo leer mas alla de la primera capa y darse cuenta de que estos seres son quienes mantienen el pueblo y que se avergüenzan de su aspecto y temen mostrarse en sociedad?? y después como cambia esto??
    Lo dudo.
    Saludos.

    • Creo que Juan habla de todo esto que comentas en su crítica, aunque quizá no de forma tan concreta. No digo que esté de acuerdo con él, pero tampoco veo lógico que critiques su superficialidad cuando tú también dejas fuera algo que me parece bastante interesante de cara a analizar Los Boxtrolls y que hace del filme una propuesta tan remarcable dentro del género.

      Esta película habla del ascenso de Hitler y de la alemania nazi como ninguna otra lo ha hecho antes con un público objetivo tan infantil. Una vez tienes eso en la cabeza, es bastante sencillo decidir a quien colocar bigotes y trajes de la SS y a qué otros poner estrellas de David en la manga.

      Un saludo!

    • Hola Outisder. Enumeraré lo
      que comentas para no perderme:

      1. No estoy muy de acuerdo en que sea la mejor
      película de animación del año. De hecho si se hubiese quedado fuera de las
      nominadas para los Oscars (y que en ellas entrase La Lego Película), creo que
      nadie se hubiese llevado las manos a la cabeza.

      2. No se que debo entender por purista (no defiendo ningún tipo estilo más clásico, ni nada parecido). Y tampoco
      comprendo muy bien la relación entre ritmo y lectura en una película.

      3. Por supuesto, me fijé en todos los elementos
      del largometraje que comentas-bueno, los que mi intelecto me permite-, pero también hay que
      entender que la extensión de estas reseñas son limitadas, y preferí
      dedicar espacio a mi impresión sobre el estado actual del
      cine de animación.

      4. Si algo destaco del film, y creo que es lo
      mejor con diferencia, es el apartado técnico y el diseño artístico. Si es a lo
      que te refieres con “trabajo casi perfecto de animación cuadro a
      cuadro”.

      5. Cada Boxtroll es diferente, pero a la vez
      identificable a su raza, es verdad. Ocurre también en “El Amanecer del
      Planeta de los Simios”. Eso tiene su dificultad, y es un logro. Con tu comentario -que para eso
      están- has aportado algo más a la crítica. Se agradece.

      6. No me percaté de que los Boxtrolls se
      avergonzaran de su aspecto (y por ello temían mostrarse en sociedad). Pensé que
      no querían mostrarse en sociedad para que no los lincharan a
      hostias,simplemente. 😀

      7. Sí que cambia todo después, sí. Pero creo que el motivo no es el que comentas…

      Agradezco mucho tu escrito, pero ya que veo
      libertad para comentar la labor del otro, me gustaría decir que veo más
      interesante aportar ideas que no aparecen en la reseña -y así completarla- en
      lugar de valorar el trabajo de los redactores. Todo lo aquí escrito es
      individual y subjetivo. Aquí no hay verdad absoluta, sólo un lugar donde hablar
      sobre una pasión común. Y repito, para que no sea todo esto una dictadura,
      están los comentarios que puedes usar libremente.

      Muchas gracias Outsider y espero leerte de nuevo.
      ; )

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *