Los Goya 2013… (Desde dentro)

Lo que vivió uno de nuestros redactores en la Ceremonia de los premios del cine español desde el interior del Auditorio Príncipe de Asturias.

No fue fácil conseguir acreditación para los premios Goya. Menos si cabe ser reconocido como Crítico de cine. Pero finalmente ahí estaba, accediendo en coche en una fría y fea velada lluviosa al Auditorio Príncipe de Asturias. Al poco de salir del coche, ya me sentí como una estrella de cine, especialmente cuando cometí el error (o el acierto) de meterme en la sala VIP que hospedaba temporalmente a algunos de los más prestigiosos productores y directores que serían (tal vez) premiados anoche. Mi pudor me obligó a tomar el camino correcto, volviendo sobre mis pasos, y así abandoné el Moët Chandon en su refrigerio subterráneo.
IMG_0103

Una vez en la planta principal, pude acercarme al photocall pero para nosotros, los invitados, había algo mucho mejor si cabe: el propio auditorio. Antes de nada, doy fe de que el evento fue en riguroso directo: nada preparado. Esto me da pie a explicar cómo estuve una hora de reloj viendo desfilar bellezas y figuras del séptimo arte ante mi. Como no soy tonto, me situé en el centro del auditorio a mitad de las escaleras que conducen a los puestos de honor. ¿Mi estrategia? Con esos taconazos, las maravillosas nominadas (y no-nominadas) que descendían la escalinata no superaban los 10m/h y era muy fácil robarles un instante de su tiempo y conseguir un recuerdo inolvidable para mi (una foto, para los retorcidos).

178-final-especial1302-home
premiosgoya.hola.com

Así llegaron Aida Folch, Michelle Jenner, Macarena García, Blanca Suárez, María Valverde, Goya Toledo, Aitana Sánchez-Gijón, Maribel Verdú, Juana Acosta y Ernesto Alterio, J.Bayona, Alejandro Amenabar y Javier Bardem entre otros.

Como ya he dicho, la gala fue en riguroso directo y no os voy a contar nada de lo que ya hayáis visto en la tele, sino curiosidades:

Por ejemplo, después del inexplicable descalabro de Adriana Ugarte a la hora de entregar el premio a la mejor canción original (se traspapelaron los sobres y nombraron mal al ganador para luego rectificar mientras los presentes alucinaban), los efímeros ganadores Pablo Cervantes Gutiérrez, Pablo José Fernández Brenes y Víctor M. Peinado (por la canción ‘Líneas paralelas’), aguantaron dos premios más antes de que el cabreo les empujara a levantarse de sus asientos y abandonar la ceremonia.

Concha-Velasco-fin-manos-Goya_TINIMA20130218_0005_18
EFE

Otro punto interesante fue la actuación de Concha Velasco. En directo no quedó nada mal, de hecho fue aplaudido con entusiasmo, pero algunas personas me han comentado que en la retransmisión quedó un poco cutre.

Eva Hache, como presentadora de la ceremonia. estuvo bien pero no tan graciosa como ella creía. Menos risas de las esperadas en el Auditorio Príncipe Felipe a excepción de los chistes que la humorista soltó sobre la monarquía, los sobres y los sketches propios sobre las cintas nominadas a Mejor Película.

A pesar de las ganas de guerra (metafóricamente) que se intuían en el gremio, cuando Enrique González Macho, el presidente de la Academia, saltó a la palestra para dar su discurso todo el mundo escuchó con atención. Un buen discurso, que si bien no debía haberse fundido con temas anti-piratería, que recibió una sonora respuesta en forma de aplausos de todos los presentes.

1361148648820
RTVE.es

Pablo Berger disfrutó de una noche redonda para su Blancanieves, y se le vio radiante de felicidad desde el principio hasta el final. J.Bayona vivía el éxito de su película a través de sus más allegados hasta que le tocó subir a recoger el premio a Mejor director.

Los momentos más emocionantes de la noche se los llevaron sin duda Concha Velasco y José Sacristán, este último nunca había sido nominado en 27 años de carrera, y su galardón fue extensamente aplaudido. Fue un momento precioso que el propio Sacristán se encargó de cerrar con unas de las mejores palabras de la noche. El obituario reflejó el cariño y admiración de muchos por los que ya no están con nosotros: Tony LeBlanc, Sancho Gracia, Carlos Larrañaga

En definitiva, una ceremonia entretenida, muy marcada por la reivindicación (brutal el discursito de Candela Peña), y llena de glamour. Cinéfagos estuvo allí para que todo lo que no visteis en la tele, también quede reflejado.

blancanievesgoya
RTVE.es

Comentarios

comentarios

More from Pablo Somavilla

Prisioneros, el suspense desaparecido

Llega a la cartelera un thriller potente y complejo, que sólo el...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *