[Oscar 2014] Mejor película de habla no inglesa, las lágrimas o la belleza

La melodramática 'Alabama Monroe' apunta a ser la única película capaz de arrebatarle a estatuilla a Paolo Sorrentino y su 'La gran belleza'

Oscar 2014 Mejor película de habla no inglesa

Con la ausencia, por motivos de calendario, de la ganadora de la Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes, La vida de Adèle, algunos podían pensar que la competición por el Oscar a Mejor película de habla no inglesa iba a estar menos disputada. Cuán equivocados estaban. Es cierto que algunas de las nominadas responden a cierto conservadurismo académico, como es el caso del melodrama Alabama Monroe, pero también hay valentía en una elección tan autoral como The Missing Picture, ganadora de la sección Un Certain Regard también en el Festival de Cannes 2013. Lo que no es sorpresa es encontrar entre las nominadas a la palestina Omar, una suerte de thriller muy vendible que debió entretener a los académicos más que algunas de las nominadas -y que posibilitaba también traer a colación el conflicto palestino-israelí por enésima vez.

Tampoco ha estado exenta de ausencias sorprendentes la categoría de Mejor película de habla no inglesa. La The Grandmaster de Wong Kar-Wai se quedó fuera pese a colarse en otras dos categorías (vestuario y dirección de fotografía) y el bosnio Danis Tanovic vio sus opciones frustradas con su última película, La mujer del chatarrero (en inglés, más molón: An episode in the life of an iron picker), incluso después de haber ganado los premios a la mejor dirección y el mejor actor en la edición de 2013 del Festival de Berlín. Ya en su momento también desconcertaron los ninguneos a la chilena Gloria, de Sebastián Leilo; la iraní The Past, del ganador del Oscar Asghar Farhadi; la mexicana Heli, del protegido de Carlos Reygadas y nacido en Barcelona Amat Escalante; la saudí La bicicleta verde, de Haifaa Al Mansour; la británico-filipina Metro Manila, de Sean Ellis; o la rumana ganadora del Oso de Oro en la Berlinale de 2013 La postura del hijo, de Calin Peter Netzer.

Finalmente, las cinco elegidas para representar al cine no-hollywoodiense (y hablado en otros idiomas) en los Oscar son:

 

La favorita:
La gran belleza de Paolo Sorrentino

Estrenos de la semana La gran belleza

Qué deciros de La gran belleza que no hayamos dicho ya. La mejor película de 2013 para los redactores de la web y uno de los espectáculos visuales más bellos, valga la redundancia, que ha dado el cine reciente. Una rotunda obra maestra que nunca desmerece un revisionado, pues su manufactura es tan rica que las capas y las imágenes que por ella desfilan siempre reciben con los brazos abiertos una nueva visita. Sumergirse en la Roma de Paolo Sorrentino y de su protagonista, Jepp Gambardella, es sumergirse en la città eterna, en sus gentes y sus monumentos, pero sobre todo en la historia de amor de Jepp, la misma que le mantiene atado a la decadencia de los excesos mientras la ciudad que le rodea se mantiene impasible al paso del tiempo. Es esa dualidad Roma, Jepp; Roma o morte, la que asesta el mayor golpe en el corazón. La sátira contra la aristocracia católica o la crítica política están ahí, pero sólo como parte de algo mucho más portentoso y trascendental: la gran belleza. Equilicuá.

Podéis leer más sobre La gran belleza en este artículo que escribimos cuando estuvimos en Cannes y este otro con motivo de su estreno en España.

 

La alternativa:
Alabama Monroe de Felix van Groeningen

The Broken Circle Breakdown

Si la Academia prefiere tirar por su vena melodramática, parece claro que Alabama Monroe será la gran triunfadora extranjera de la noche. Desde que ganara el Premio del público en la sección Panorama en el pasado Festival de Berlín, la película belga ha conquistado los corazones de muchos espectadores, pero no así de la crítica, que con razón ha reprochado la poco sutil vertiente política del filme. La música y la interpretación de Veerle Baetens parten como los puntos más fuertes de Alabama Monroe, que también se apoya en un gran montaje y en una de las historias románticas más desgarradoras de la temporada. ¿Será suficiente?

Podéis leer más sobre Alabama Monroe en este artículo que escribimos cuando estuvimos en Berlín y este otro con motivo de su estreno en España.

 

La sorpresa:
La caza de Thomas Vinterberg

la caza

Ganadora del premio al mejor actor en el Festival de Cannes de 2012, la danesa La caza de Thomas Vinterberg partía con cierto favoritismo cuando se supo que no competiría contra la que fue su rival en la Costa Azul, la Amour de Michael Haneke. En cambio, la aparición de La gran belleza y los últimos arreones de Alabama Monroe la han desplazado de ese puesto de cabeza.

Vinterberg dirige aquí un drama con tintes de thriller en el que un hombre es acusado de ‘tocar’ a una niña. Las sospechas de ese cargo devendrán en consecuencias terribles para el protagonista, que deberá soportar el peso de una mentira con una lista interminable de sacrificios. La caza funciona así a modo de retrato verosímil, rotundo y desalentador de las sociedades occidentales, del cómo somos capaces de culpar, e incluso sentenciar, a inocentes sólo porque la sombra de la sospecha esté junto a ellos. La impresionante interpretación de Mads Mikkelsen suma todavía más carga dramática a la película, una que ya de por sí resulta lo suficientemente inquietante y estremecedora como para mantener al espectador en vilo durante 111 minutos.

Podéis leer más sobre La caza en este artículo que escribimos cuando estuvimos en Cannes y este otro con motivo de su estreno en España.

 

Quizá, pero no:
The Missing Picture de Rithy Panh

l_image_manquante

Sin duda la entrada más valiente y sorprendente de esta última edición de los Oscar es The Missing Picture. El sobrecogedor relato de Rithy Panh, ganador del premio del jurado en la sección Un Certain Regard (que curiosamente presidía el director de La caza Thomas Vinterberg), reconstruye las propias experiencias del cineasta durante la represión que sufrieron los camboyanos de etnia jemer (un proceso conocido, ojo, como auto-genocidio) durante el gobierno de los Jemeres Rojos.

Lo que hace de The Missing Picture una película tan alejada de las convenciones es su escenario: una serie de maquetas de tierra y cartón que protagonizan esos muñecos de madera que veis en la imagen que preside estos párrafos. Lejos de alejarnos de los terribles recuerdos que narra, Panh consigue, mediante esta aproximación, que The Missing Picture se sienta todavía más real y, por ende, más desoladora. Un título fascinante.

Podéis leer más sobre The Missing Picture en este artículo que escribimos cuando estuvimos en Cannes y este otro de cuando estuvimos en San Sebastián.

 

El triple:
Omar de Hany Abu-Assad

Omar

Puede que el melodrama Alabama Monroe sea el que haya conseguido el mayor número de lágrimas, pero Omar es, de largo, el que mayor entretenimiento habrá logrado contagiar a los académicos. Este thriller disfrazado de drama de fronteras (la palestino-israelí, en este caso) tiene como protagonista a Omar, un chico que cruza el muro que separa Israel de los territorios ocupados para ver al amor de su vida, Nadia. Rodada con buen ritmo y adecuada a los parámetros del thriller de suspense hollywoodiense, la película de Hany Abu-Assad sabe moverse en territorio hostil. Porque Abu-Assad es israelí, pero en diversas entrevistas ha criticado la ocupación actual y ha desdeñado el hecho de que la Academia haya reconocido a Palestina como país al nominarle por segunda vez. De hecho, cuando fue candidato por Paradise Now en 2006, la Academia dijo que la película procedía de ‘Territorios Palestinos’ (imaginaos la polémica de después).

Con este nuevo trabajo, Abu-Assad muestra el mundo de dobles espejos en el que Omar debe decidir si colaborar con los israelís o mantenerse leal a las fuerzas palestinas que luchan por la libertad, al tiempo que su grupo de amigos se desintegra y el romance con Nadia se complica. La convergencia de géneros hace de Omar un título más que correcto que funciona en su faceta más crítica, pero es también un largometraje que cede ante la espectacularidad en sacrificio de una mayor ambición no sólo narrativa, sino también de trascendencia. 

Podéis leer más sobre Omar en este artículo que escribimos cuando estuvimos en Cannes.

Comentarios

comentarios

More from Emilio Doménech

David Goyer (Dark Knight Rises) producirá la adaptación de ‘The Breach’

Lorenzo di Bonaventura (saga Transformers) y David S. Goyer (The Dark Knight...
Leer más

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *