Resucitado, ver para no creer

La aparición directa y reiterada de Jesús hace que el filme abandone cualquier opción de trascendencia sacro-religiosa y torne en un producto a caballo entre una adaptación bíblica convencional y una crónica de los inicios del cristianismo

Jesucristo restando en una peli sobre la fe en el cristianismo, ver para creer

7 Punto de partida (y potencial)
1 Estrella que no debió ser invitada: Jesucristo
5 Elenco actoral
4 Director que no debió ser invitado: Kevin Reynolds
5 Ambientación
2 Iluminación y script
4

Llega la Semana Santa y con ella, como manda la tradición, se estrena una nueva película en torno al cristianismo, Resucitado. Y lo cierto es que tenía fe en ella. Lejos de traer a la pantalla una nueva adaptación de la vida y obra de Jesucristo y su final en la cruz, Resucitado situaba su núcleo narrativo justo después, y concedía el protagonismo a un agnóstico, un veterano tribuno romano de nombre Clavius (Joseph Fiennes) al que encargan investigar la extraña desaparición del cuerpo sin vida del nazareno de su cripta para así , sofocar los crecientes rumores de la resurrección del Mesías y cortar de raíz una nueva oleada de levantamientos en la tensa Jerusalén.

A pesar de que Kevin Reynolds nunca había sido santo de mi devoción, Resucitado parecía responder con creces a mis plegarias. Rápidamente nos ponía en la piel de un curtido comandante romano, de los que sólo le rezan a Marte, encargado de imponer el orden a golpe de violencia, que por orden de Poncio Pilatos, veía cruzada su vida con Yeshua, aquel al que llamaban el rey de los judíos. Primero durante su muerte, luego durante la vigilancia de su cripta y posteriormente en la investigación en torno a su resurrección. De corte realista, Resucitado parecía adoptar el punto de vista agnóstico de su protagonista, y se vestía de cine policíaco, imbuyéndome en un clima de tensión política y presiones religiosas, donde hay grupos de poder a los que beneficiaría la hipotética resurrección del mesías, donde los guardias encargados de vigilar la cripta de Jesucristo la noche de su desaparición tienen sospechosas coartadas y donde los apóstoles son presentados como neo-fanáticos religiosos y pacifistas que en los interrogatorios rallan la locura.

Clavius (Joseph Fiennes, left) and Lucius (Tom Felton) in Columbia Pictures' RISEN.

Resucitado tiene un punto de partida interesante. De corte realista y casi policíaco, nos pone en la piel de un militar agnóstico encargado de investigar la desaparición del cuerpo sin vida de Jesucristo

Podría decirse que mi éxtasis como espectador llegó en el momento en el que, un Clavius cada vez más obsesionado con la investigación, interrogaba a varios de los que habían vivido el milagro de la resurrección de Jesús: María Magdalena, Bartolomé y uno de los guardias, asistiendo a sus delirios. Delirios tan convencidos que abrían una pequeña grieta en su agnosticismo donde la semilla de la fe parecía encontrar su lugar.  En ese momento lo vi claro. Pese a su cuestionable calidad puramente cinematográfica (de la que luego hablaremos), Resucitado parecía tener el potencial de elevarse entre sus iguales, presentándonos la historia de un agnóstico que encontraba la fe conforme más y más investigaba la extraña desaparición del cuerpo sin vida de un hombre al que vio morir con sus propios ojos. Pero entonces Clavius lo vio. Y yo lo vi. A Él. A Jesucristo redivivo interpretado por el actor Cliff Curtis. Y entonces perdí la fe en Resucitado. Sí, amigos, el que escribe perdió la fe en que una película religiosa hablase sobre la fe en el momento en que vio a un Jesús renacido en pantalla. Y no lo hice por mi ausencia de convicción religiosa, pues varias de mis películas preferidas versan sobre la fe y la sacralidad, como son el caso de Andrei Rublev (1966) o Stalker (1979), ambas de Andrei Tarkovski, hombre de profunda religiosidad, o de la reciente Un tipo serio (2009) de Joel y Ethan Coen, sobre el judaísmo. Sino porque, precisamente, Resucitado acababa de convertirse en una obra contraria al propio concepto de fe.

Acudiendo a uno de los veintisiete libros incluidos en el Nuevo Testamento, concrétamente a la Epístola a los hebreos, vemos que en ella se define la fe como la convicción de lo que no se ve (Hebreos, 11:1). Por ello mismo y tratando el proceso de iluminación en la fe cristiana por parte de un militar agnóstico, creo firmemente que mostrar a Jesucristo de forma diáfana y directa, ya no sólo resucitado una única vez sino yendo y viniendo a su antojo varias veces y haciendo milagros aquí y allá, es claro enemigo de su propósito. Desde ese momento, Resucitado abandona cualquier pretensión de profundidad religiosa y se convierte en una mera y superficial representación de los milagros bíblicos de Jesús que van viviendo el personaje de Clavius y los apóstoles,a los que se une en su peregrinación, a la par que su conversión le hace abandonar su sangriento pasado militar y abrazar el pacifismo. Historia a modo de lupa en lo que podría extrapolarse como una crónica de los inicios del cristianismo en el Imperio Romano.

Resucitado_Risen_Kevin Reynolds_Joseph Fiennes_Apostoles

La aparición directa y reiterada de Jesús hace que Resucitado abandone cualquier opción de trascendencia sacro-religiosa y torne en un producto a caballo entre una adaptación bíblica convencional y una crónica de los inicios del cristianismo

Centrándonos en el vil materialismo y hablando de lo puramente cinematográfico, Resucitado cuenta con un elenco actoral que rinde a un nivel aceptable, donde resulta llamativa, más allá de un competente Joseph Fiennes en horas bajas, la presencia de Tom Felton, famoso por interpretar a Draco Malfoy en la adaptación cinematográfica de la saga Harry Potter,  del que pienso que es un buen actor y que 2016 puede ser su año, con otros 5 proyectos más entre los que destacan Attachment, la nueva película de Tony Kaye y Message from the King, del belga Fabrice Du Welz y a la que los rumores sitúan en el próximo Festival de Cannes. Coproducción hispano-americana, rodada entre Malta y Almería, también convence en ella su ambientación y escenarios.

Destaca también, pero para mal, la labor general de Reynolds, quien por incapacidad o total desidia nos trae un ejercicio narrativo muy convencional en el que todo se desarrolla en un ininterrumpido flashback lineal; conservador en sus planos y puesta en escena donde su experiencia nos trae algunas buenas secuencias de acción pero que fracasa totalmente en el abuso de primeros planos “intensitos” de la mirada verde de Joseph Fiennes, supongo que a modo de burda emulación de las pinturas del éxtasis cristiano; y donde la iluminación y el script son un absoluto despropósito.

Jesus (Cliff Curtis) with Mary (Maria Botto) and James (Selva Rasalingam) and his other apostles on the shores of the Sea of Galilee in Columbia Picutres' RISEN. ©CTMG. CR: Rosie Collins.

Cinematográficamente, destaca un aceptable elenco actoral y una convincente ambientación. No así la labor de Reynolds que da pie a un discurso fílmico muy mediocre

Así pues, Resucitado resulta ser una película cristiana, avalada por el Vaticano y el propio Papa Francisco, en la que la reiterada aparición directa de Jesucristo le hace abandonar cualquier opción de trascendencia y profundidad sacro-religiosa y le condena a la cruz de ser un mediocre y entretenidillo filme a caballo entre una convencional adaptación del milagro bíblico y una crónica de los inicios del cristianismo, producto destinado al consumo como relleno de futuras Semanas Santas.

Jesucristo resta en una película sobre la fe en el cristianismo. ¿Cómo era aquello que se dice? Ah, si…

…Ver para no creer.

Comentarios

comentarios

More from Carlos Cañas

George Lucas: la luz tras la máscara de Darth Vader (y III)

Fases 10-12: camino de vuelta, resurrección y regreso Y entonces un buen...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *