Slow West, vaqueros románticos

John Maclean debuta en la dirección con un largometraje notablemente ejecutado y que mantiene viva la evolución del western moderno.

Una estilizada y romántica revisión sobre el lejano oeste

7 Dirección
8 Actuaciones
8 Fotografía
7 Estilo
7.5

Un joven aviva la luz de las estrellas con un viejo revolver. Esta es la primera escena de Slow West, una estampa que condensa la idiosincrasia de un western bello y de cocción lenta. El romanticismo de un cielo estrellado y la violencia que siempre encarna un arma se abrazan, en un ejemplo más de esta interesante renovación del género que asoma la cabeza anualmente en las carteleras.

En cuanto a estilo, podríamos decir –y sin que suene la frase estrictamente negativa-, “el western ya no es lo que era”. Una serie de autores se han dedicado en los últimos años a realizar su propia revisión de aquel Viejo Oeste norteamericano con unos resultados, en el peor de los casos, más que interesantes. Es fácil enumerar cintas de tal condición. Algunas más ancladas al clasicismo con las que estas “películas de vaqueros” dieron sus primeros pasos (Appaloosa de Ed Harris o El tren de las 3.10 de James Mangold), y otras más estilizadas y modernas como pudieran ser La propuesta de Hillcoat o el Django de Tarantino.

Slow West 4 Kodi Smit-McPhee

El principal problema que tiene Slow West es tener unos referentes demasiado cercanos y fácilmente reconocibles

Pero, ¿cuál pudiera ser el principal problema de John Maclean en su ópera prima? Pues que lejos de renovar antiguos tópicos, se ha decantado por reciclar –o mezclar- las referencias de este nuevo corriente en la que el western reflota. Y los objetos de inspiración son visiblemente dos: el pausado ritmo que inyectó Dominik (Mátalos suavemente) a su examen de la leyenda de Jesse James –y la cuidada fotografías, así como una banda sonora que en algunos compases parece un calco de la compuesta por Nick Cave y Warren Ellis para la cinta del australiano-, y por otro lado un uso de la violencia y el humor que recuerda a esa pareja de genios que son Joel y Ethan Coen  –y la consiguiente  impregna de su estilo en True Grit-. ¿Supone esto que Slow West desmerece elogios? En absoluto. Maclean ha sabido bisecar en su guion el odio y el amor, la inocencia y la maldad, la lucha por alcanzar un romántico objetivo bajo el sol del áspero desierto, en un paisaje sembrado de figuras –entiéndase personajes- siempre sucias y ambiguas. Y todo fundido armónicamente. Su ritmo pausado agarra cada ramalazo de violencia sin abruptos, sin convertirla en un relato mal estructurado o el simple anecdotario de la pareja protagonista.

slow west 5

Slow West es una bella historia sobre el amor y la violencia que continúa meritoriamente esta línea ascendente de la modernización del lejano oeste

Si desmembramos el film, cada parte adquiere una valoración positiva. Kodi Smith-McPhee (Young Ones) sale una vez más victorioso del reto. Un joven que cumple las exigencias siempre con solvencia, aunque revisando su filmografía, parece encasillarse sin remedio en el personaje bondadoso y tierno envuelto en situaciones crítica -el aspecto físico dificulta siempre la vida del intérprete-; Michael Fassbender es Michael Fassbender (X-Men: Días del futuro pasado) , y poco más hay que decir. Estamos hablando de uno de los actores más en forma de los últimos años. Otorga una vez más matices a un personaje que muchos otros compañeros del gremio habrían dejado en rasa figura. Y el resto del elenco ejecuta de manera sobria y consistente; la fotografía juega con cuidadas composiciones y acerca más la cámara a los personajes, encuadres no demasiado amplios y esquemáticos; un guion funcional que tiene como premisa un choque entre el idealismo contra la fatal realidad, pero que no necesita de más para llevar a buen puerto su planteamiento; y por último, y ya reseñado anteriormente, una dirección por parte de John Maclean que ha sabido casar contrastes de manera admirable y convertirse en un autor al que tener muy en cuenta.

Hiladas de nuevo las partes tenemos Slow West, una bella historia sobre el amor y la violencia que continúa meritoriamente esta línea ascendente de la modernización del lejano oeste, para construir en resumidas cuentas, un gratificante western para románticos.

Comentarios

comentarios

Escrito por
More from Juan A. Rubio

Cuando el viento sopla, fatalismo animado

“No creo en finales felices. Los niños tienen que enfrentarse a la...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *