[TDT] Buenas noches y buena suerte, el mejor Clooney político

Esta noche a las 00:05 LaSexta3 emite esta maravillosa historia del "cuarto poder" frente a la política, con un mensaje idealista y atemporal.

Si algo no se le puede achacar a George Clooney es su falta de compromiso social. Es evidente tanto en sus películas como en sus acciones reivindicativas. Sólo hay que recordar su reciente detención ante la embajada de Sudán en Washington, un país con el que se ha comprometido para que salga de la intestina lucha que divide el país en dos. No es un compromiso el del actor norteamericano, sin embargo, que busque la polémica por la polémica. Su detención, por ejemplo, hizo que el tema de Sudán volviera a las portadas, en una maniobra inteligentísima. Se me ocurren otros actores activistas, como Sean Penn (o Willy Toledo), que sin embargo han exteriorizado su ideología de forma menos eficaz, a pesar de que el primero ha conseguido mediar en más de una ocasión entre EEUU, Venezuela e Irán, dadas sus buenas relaciones con Chávez. Pero a pesar de la eficacia de las reivindicaciones de Clooney, lo que mejor se le da es exponer su activismo mediante la gran pantalla. Es más viral, profundo y además sabe cómo hacer cine político sin caer en la propaganda. Hay en sus películas no una inclinación hacia una ideología u otra, a pesar de que es abiertamente demócrata y apoya a Obama con donaciones y cenas recaudatorias, sino un profundo respeto por la democracia por encima de todo.

Buenas noches y buena suerte (2005) , su primer largometraje político como director – como actor actuó antes en una interesante Syriana (Stephen Gaghan, 2005) – es una obra de apariencia simple, casi de carácter teatral, que profundiza desde su escasez de localizaciones – la redacción de la CBS – en la complejidad de la realidad política y periodística de aquellos años del McArthismo. Esos años 50 en EEUU en los que el senador McArthy utilizó todo su poder para coaccionar y perseguir cualquier atisbo de comunismo, violando toda seguridad jurídica del ciudadano. Una caza de brujas, como se denominó. Frente a su autoritarismo – al que ayudó, casi en paralelo, J. Edgar – se atrevieron pocos a enfrentarse. Sin embargo, Edward S Murrow, periodista de la Columbia Broadcast System (CBS) no tuvo reparos en enfrentarse a él, algo que podría conllevar su estigmatización como comunista y su consiguiente persecución.

Con una excelente interpretación de un David Strathairn que debería tener más aceptación – no sé si es su actitud frente a la cámara o el hecho de que su rostro es magnético por lo que me gusta tanto – , y un reparto lleno de caras conocidas – desde un Downey Jr aceptable a un George Clooney más bien segundón -, la película consigue enganchar gracias a su aire enrarecido, claustrofóbico de las redacciones. La propuesta triunfa perfectamente gracias a su concreción, al hecho de que no hay más florituras que la lucha entre periodismo y política, entre el McArthismo y Murrow. No hay  nisiquiera localizaciones exteriores, lo que da pie a que el tema se desarrolle de una forma completa y minuciosa, a pesar de que no es una película que resulte especialmente compleja.

 

Pero más que una película sobre política, Buenas noches y buena suerte es una película sobre el Periodismo, una reivindicación del Periodismo como cuarto poder, como cuarto pilar imprescindible de una democracia. Clooney trata con mucho respeto a la profesión, sabedor de su papel imprescindible de defensa de las libertades civiles durante esos convulsos años 50. No todo el periodismo de esa época, evidentemente, fue comprometido. Y se observan varios ejemplos. Pero Murrow fue el paradigma de honestidad y compromiso de la profesión. Como película que reflexiona sobre el periodismo, además, tiene una forma de narrar muy poética. La historia va transcurriendo mediante las intervenciones en televisión de Murrow, y reflexiona también sobre aspectos que siempre han empañado el papel del periodismo: el sensacionalismo, el infotenimiento, lo banal sustituyendo a lo relevante. El mensaje es extrapolable al siglo XXI, la moraleja puede ser universal. No sólo el mensaje es visionario, sino también la técnica. Se podría decir que la CBS con su programa See it now, en el que intervenía Murrow, es el origen del reportaje documental tal y como lo conocemos ahora. Un gran reportaje de investigación monotemático que mostró al público de una forma cercana y atrayente cuestiones de actualidad desde una perspectiva experta pero pedagógica.

Buenas noches y buena suerte es una película austera, sobria, tanto técnica como interpretativamente. Pero el mensaje está cargado de idealismo, y gracias a ello consigue emocionar. Quizá un servidor escribe emocionado y se impregna de ese idealismo por el hecho de ser periodista – se nota , ¿verdad? – o quizá de verdad Clooney consigue que todos los demócratas nos emocionemos. Ambas cosas, si no me equivoco, son ciertas.

Buenas noches y buena suerte se emite a las 00:05 del 15 de Abril en LaSexta3. 

Comentarios

comentarios

More from Ricardo Dudda

La vida de Adèle, atracción caníbal

En una sociedad que sigue viendo la homosexualidad como tabú, y que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *