The Guest, vienen para quedarse

La última película de Wingard revisita el cine de los 80 para ofrecernos un producto entretenido, con un elenco de jóvenes actores a tener muy en cuenta

Rebujo de géneros vistoso y disfrutable, pero a veces desafinado

6 Adam Wingard (director)
7 Simon Barrett (guionista)
6 Interpretaciones
6 Entretenimiento
6.3

Adam Wingard y Simon Barrett, director y guionista respectivamente de The Guest, se convirtieron en pareja de culto a partir de su éxito You´re Next allá por 2011. Película slasher sin pretensiones que los catapultó a la fama para un público fanático del género, y que además consiguió sentar cátedra de cómo hacer un producto de terror interesante con ínfimo presupuesto.

El nuevo trabajo de esta pareja de realizadores norteamericanos viene con una premisa bastante sencilla: mientras la familia Peterson llora la muerte de su hijo en la guerra de Afganistán, aparece David (Dan Stevens, Caminando entre las tumbas) en el hogar familiar y comienza a ganarse la confianza de cada uno de los miembros. Principalmente, padre y madre. Y surge como figura influyente para Luke (Brendan Meyer), el menor de los Peterson, personaje necesitado de una figura protectora por sus repetidos casos de bulling en el instituto. Como contrapunto nos encontramos a Anna Petterson (Maika Monroe, It Follows) joven que ante la desconfianza hacia el nuevo huésped comienza a indagar sobre su verdadero origen.

El caso es que, si en los primeros momentos de The Guest parece que Wingard y Barret pretenden realizar una nueva revisión del género de terror –no de manera explícita, como si se posicionaban en You´re Next, sino a través de la inquietante atmósfera de sus primeros compases-, esta va mutando en diferentes esquemas para conseguir rescatar un sello propio de la década de los 80 a través de diversos géneros. Pasando por la acción, un poco de ciencia ficción y un estable pulso a lo que el thriller se refiere. Para que nos hagamos una idea, podríamos meter en un matraz una pizca de Terminator, dos gotas de la Noche del Cazador y mucho de John Carpenter. O mezclar Steven Seagal y Drive. En definitiva, un producto extraño, pero con cierto magnetismo.

THE GUEST

The Guest se sirve del cine de género de los 80 para contar una historia entretenida sin desvaríos artísticos ni pretextos intelectuales

La idea es atractiva, aunque se sustente en ese tan usado término “homenaje” para validar cualquier laguna narrativa que surja en el relato. Es decir, siempre con el guiño autorreferencial para conectar de manera fácil, pero sin sustento, con el espectador y que este vaya justificando las decisiones de director y guionista en el largometraje. La gran diferencia es que en los 80 se abogaba por la creación de un estilo y la búsqueda de nuevas formas de expresión, aun con sus limitaciones técnicas. Por otro lado, lo que si relaciona a estos nuevos autores que con un ojo en un cine pasado se abren paso en la industria cinematográfica, es que se limitan a realizar un cine sin pretextos intelectuales ni desvaríos artísticos, proponiéndose únicamente contar historias lo mejor que pueden.

Aquí todo lo compone un rebujo de sensaciones y un relato bastante irregular. Sí es verdad que ciertas escenas funcionan maravillosamente llevando al espectador a un alto grado de excitación, pero luego en ciertos segmentos ese ritmo decae, ya sea porque el cambio de registro se produce de manera brusca o porque simplemente no han sabido llevar con ajustado dinamismo ciertas escenas.

Pero no pensemos que Wingard construye un relato vacío conformado por una simple suma de géneros. The Guest posee diferentes elementos que seducen, además de un par de escenas que permanecen en el recuerdo por más tiempo de lo esperado. En primer lugar, podemos apreciar en el joven director norteamericano facilidad a la hora de crear el climax y moverse por los códigos del thriller. Además de una selección musical para la banda sonora más que notable, que compone la atmósfera necesaria para que la narración fluya. Y aunque en algunos momentos estas melodías tomen demasiado protagonismo, los responsables del film han sabido justificar su presencia de manera elegante y efectiva.

Uno de los principales problemas de la película es querer ligar los diferentes géneros sin crear armonía en su conjunto

Por último destacar a  Simon Barret, a quien podemos atribuir uno de los aspectos más interesantes de la cinta con su crítica a las fuerzas armadas y la política exterior norteamericanas -no es difícil descubrir una analogía enfocando la atención en la psicosis del personaje principal, los daños colaterales que se producen merced de un ambiguo objetivo y la falta de moral de cada acto (siendo la medicina siempre peor que la enfermedad)-. Y por otro lado, crear un personaje principal lo suficientemente atractivo para que sigamos cada uno de sus pasos con entusiasmo, y al que Dan Stevens ha sabido manejar con soltura.

The Guest posee suficientes papeletas para convertirse en film de culto en poco tiempo, y no sólo por todas las características positivas que el largometraje pueda tener, sino porque está realizado por un elenco de jóvenes cineastas a los que se les prevé un notable futuro dentro del panorama norteamericano: desde Dan Stevens, que habiendo dado ya réplica en un medio tan agresivo y exigente como la televisión, obtiene en The Guest un punto más a favor por su total polivalencia para cualquier género; hasta Maika Monroe, que protagonizó en 2014 una de las películas de terror más interesantes del año (It Follows de David Robert Michell) y parece haberse hecho un hueco dentro de los grandes presupuestos hollywodienses con su participación en Independece Day 2.

La pareja conformada por Wingard y Barret están rubricando una decente filmografía amparada en el cine de terror. El director recientemente acaba de sellar en Hollywood su participación en el remake del famoso anime Death Note. Y parece que todo le irá bien, pues los errores que podemos atribuirle en sus largometrajes parecen venir más de su exuberante entusiasmo que de la falta de talento.

Filmin logoVer The Guest en Filmin

Logo WuakiTVVer The Guest en WuakiTV

Comentarios

comentarios

Escrito por
More from Juan A. Rubio

Los Boxtrolls, artesanía comercial

La animación cinematográfica es el arte con menor estima por el público...
Leer más

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *