Viaje a Sils Maria, las máscaras de Binoche

Olivier Assayas retrata el paso del tiempo para una actriz madura interpretada por Juliette Binoche (y con Kristen Stewart)

Mejor reflexión que crítica sobre el mundo de la interpretación

9 Juliette Binoche
8 Kristen Stewart
5 Crítica al mundo del espectáculo
7 Puesta en escena
6 Desarrollo
7

Pareciera que antes de grabar su última película, Olivier Assayas se hubiese tatuado aquella frase de Godard que decía que “la historia del cine es la historia del hombre grabando a la mujer”. Pues Viaje a Sils Maria es, en resumen, un profundo estudio de la mujer, de sus contradicciones, miedos y fantasmas. Siendo como es esa mujer Juliette Binoche, tenemos el difícil camino del estudio de personajes medio aplanado y libre de malas hierbas.

Binoche interpreta a una actriz de su edad, Maria Enders, a la que se le ofrece hacer el rol antagonista del papel que le dio la fama viente años atrás. Eso supone para ella enfrentarse a quién era, a quién es y a cómo se ha transformado su vida y su mirada a lo largo de los años. Assayas decide comprobar que el paso del tiempo para una actriz es mucho más que un calendario sin hojas. Y con eso sólo tiene la epidermis de su juego de espejos.

viaje a Sils Maria 2

Assayas utiliza bien el lenguaje metaliterario para infundir profundidad a una trama más bien simple

Assayas utiliza bien el lenguaje metaliterario de su propio guión para infundir una profundidad considerable a una trama simple dividida en tres actos que exploran las distintas fases de un papel: su aceptación, su preparación y su estreno. El rol que Binoche tiene que interpretar dentro de la ficción es el de una mujer madura enamorada de una joven, y para preparárselo cuenta con la ayuda de su asistente personal: una excelente Kristen Stewart que se permite burlarse de su propia carrera como ex ídolo adolescente.

Más allá del sustrato pseudolésbico, el juego de capas y máscaras que entre ellas se establece adquiere cada vez un tono más intenso y es sin duda lo más interesante de Viaje a Sils Maria. Interpretar que interpretas tiene siempre un plus de dificultad, pero la naturalidad con la que lo hacen Stewart y Binoche roza el portento.

viaje a sils maria 3

Interpretar que interpretas siempre es difícil, pero la naturalidad con que lo hacen Binoche y Stewart roza el portento

Por otra parte, la crítica que Assayas realiza del mundo del cine contemporáneo no tiene en ningún momento el calado que pudiese parecer. El cine, para él, es algo rodeado de remakes, películas de mutantes y robots, y actrices sin vida personal acosadas por los escándalos y los paparazzi. Cierto es que de eso hay y mucho, pero su reflejo en Viaje a Sils Maria no deja de ser una anécdota poco conseguida y casi molesta con el sustrato original del film. Si bien la interpretación de Chloë Grace Moretz no ayuda.

Tal vez por eso Viaje a Sils Maria no acaba su viaje hacia la profundidad como debiese. Su desarrollo, intenso e inteligente, cuenta con un epílogo deslavazado que no está a la altura del resto. Y según qué subtramas, pueden llegar a eclipsar lo que la película tiene de relevante: la reflexión del paso del tiempo en la intepretación, y su reflejo en dos mujeres inteligentes, Binoche y su asistente. Una gran metáfora que actúa como las nubes de Maloja de la película: un fenómeno bello pero demasiado serpenteante.

Comentarios

comentarios

More from Francesc Miró

El francotirador, todo lo pudo haber sido y no fue

Una lectura superficial y en clave política de El Francotirador (American Sniper)...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *