Win Win, historia de lo cotidiano

Thomas McCarthy nos trae Win Win, una historia sobre personajes de verdad protagonizada por el siempre disfrutable Paul Giamatti.

Tras cosechar numerosos elogios con The Visitor, Thomas McCarthy vuelve a las pantallas con Win Win, otra película protagonizada por personajes que afrontan la cotidianidad del día a día y la combaten lo mejor que pueden. Como bien dice Filmaffinity, la historia nos presenta a Mike Flaherty (Paul Giamatti), un abogado sin demasiada suerte en su trabajo, que dedica su tiempo libre a entrenar a los muchachos de una escuela de lucha libre. En un momento dado, Mike asume la defensa de un viejo cliente con la esperanza de mantenerse a flote y sacar de apuros a su familia. Sin embargo, cuando el nieto adolescente de su cliente, toda una promesa deportiva, escapa de casa y y se va con su abuelo, la vida de Mike dará un giro completo.

Con una puesta en escena que canta a cine indie, McCarthy, que también escribe el guion, define con acierto unos personajes dotándolos de credibilidad y consiguiendo que no caigan en el maniqueísmo. Aquí nadie es totalmente bueno ni malo, cosa que es muy de agradecer pues este tipo de personalidades suele abundar en el cine más comercial. Así pues, Mike -interpretado por un siempre excelente Paul Giamatti- no duda en aprovecharse de la situación que se le presenta a la hora de llevarse pasta por cuidar a su cliente, aunque eso suponga engañar a las autoridades y a su familia. Mike hace suyo el silogismo “el fin justifica los medios” y no duda en obrar en contra de sus principios para conseguir mantener a flote la situación económica de su familia.

Es entonces cuando hace acto de presencia Kyle Timmons (un también estupendo Alex Shaffer), el nieto adolescente del cliente de Mike, que acaba de huir de un hogar totalmente desestructurado -su madre tiene problemas con las drogas y su padrastro le pega-. Con la aparición de Kyle la película plantea otro gran tema que siempre está muy presente en la filmografía de McCarthy: la solidaridad, que queda claramente representada en Jackie, la mujer de Mike que interpreta Amy Ryan -por cierto, según imdb Ryan es íntima amiga de Patricia Clarkson, una de las protagonistas de Vías cruzadas, la ópera prima de McCarthy. Este dato lo dejo porque quizás ha tenido algo que ver y, sobre todo, para que veáis que me documento algo. De nada-. A esta solidaridad se sumará también Mike, a lo que añadirá la preocupación por el futuro del niño, pues su habilidad en la lucha libre le podría proporcionar una salida en forma de beca universitaria.

A partir de aquí, la película se desarrolla de forma previsible, y es que ése es el mayor problema de Win Win, que sabes cuándo va a ocurrir cada cosa, cuándo van a aparecer ciertos personajes y cómo van a actuar a la hora de resolver sus conflictos. En su defensa diré que la película se deja ver con facilidad y que en ningún momento aburre o se hace pesada, además, es fácil empatizar con los personajes, si bien es cierto que el resultado final, aunque satisfactorio, no logra emocionar, cosa que es lo último que quiero que ocurra cuando me acerco a este tipo de cine.

Comentarios

comentarios

Escrito por
More from Pablo Guerrero

Se completa el reparto principal de ‘Fury’, la cinta de la II Guerra Mundial protagonizada por Brad Pitt

Llevamos varías semanas contándoos las incorporaciones del reparto de Fury, la cinta sobre...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *